Turismo: Ex Hacienda Amealco Galindo

sel5gal

Ex Hacienda Amealco Galindo, San Juan Del Río, Querétaro. México

 Si algo me apasiona de México y el mundo en general, es toda arquitectura que me traslade al pasado, por esto mismo es que me encanta cuando visito sitios como este: Hotel Fiesta Americana Ex Hacienda Amealco Galindo.

Se dice que esta majestuosa Hacienda fue un regalo de Hernán Cortés hacia la Malinche (para los que quieran saber más de estos dos personajes históricos, les dejamos este link: http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/7067/malinche_indigena_que_abrio_mexico_cortes.html )

galindo5

La Hacienda se encuentra en la Carretera Amealco – Galindo km 5.5, San Juan Del Río, Querétaro. En el km 172 de la Autopista México – Querétaro toman la salida Amealco Galindo, cruzan el puente del lado izquierdo y a 5 minutos está el Hotel. (Por si se animan y se dan una vuelta, en verdad, vale la pena).

Y efectivamente, de inmediato viajas en el tiempo y llegas al siglo XVI, la arquitectura Colonial está restaurada, sin embrago, siguen conservando las raíces de las edificaciones antiguas de aquella época. Al llegar al hotel, te das cuenta de que no es un hotel cualquiera, también es una zona residencial, con casas moderno-rústicas que adornan el camino a la entrada del hotel junto con un túnel adornado por árboles del lugar.

selgal19

Y ahí está el hotel, entendí al instante el porqué su fama para la realización de eventos como bodas, primeras comuniones, e incluso laborales. Así que si un buen jefe quiere quedar de lujo, puede realizar capacitaciones, conferencias o una reunión de integración en la Hacienda, es una excelente opción para lucirse. Tomen nota.

selgal6

¿El misterio?

Pues los vamos a asustar:

Después del registro, camino hacia las habitaciones, no pude evitar notar que el pasillo contaba con pinturas de lo que me pareció la representación de “La Santa Inquisición”, además de que la poca iluminación resaltaba el lado “tétrico” y a la vez hermoso del largo pasillo. En la mayoría de las pinturas, se mostraban a mujeres  (a mi parecer era la misma joven en cada una de las pinturas) que eran castigadas sanguinariamente. Cada pintura era más drástica que la anterior.

Galindo2

Afortunadamente no me enteré de nada hasta mi regreso a la Ciudad de México (soy extremadamente miedosa, por si tenían pendiente), pues la leyenda principal de la Ex Hacienda es que una joven mujer fantasmal camina por aquellos oscuros pasillos, y algunos aseguran que se asoma en el salón Bosques. 

Si se quieren seguir asustando, aquí pueden leer la historia completa: “Cuentan por ahí: ¿Una hacienda embrujada?”

Bueno, sigamos con lo bonito para que puedan dormir tranquilos y se animen a ir. Afortunadamente no me pasó absolutamente nada de miedo, al contrario, el lugar, el servicio y sus actividades, hacen de esta hacienda un lugar mágico.

selgal13

Cabe destacar que cuenta con áreas públicas para el uso y convivencia con capacidades diferentes que denota la modernidad inclusiva que manifiesta este hotel hacienda como concepto. Cuenta también con servicio de restaurante, uno de ellos es el restaurante El Florentino en donde sirven platillos de comida regional e internacional. De igual manera cuenta con servicio a la habitación, excelente.

selgal14

En Rosa Palanqueta le damos 5 estrellas y los dejamos con la galería de fotos que tomamos para ustedes.

selgal17

selgal18

 

 

sel1gal

sel3gal
selgal15
 selgal9

selgal10  selgal12

selgal11

galindo6blur2

 

Por Ana Pau Bermúdez

Twitter: @AnaPauBedz

Instagram: anapaubedz

Platillos típicos de Bacalar

Además de ser uno de los Pueblos mágicos más hermosos de México (aquí nuestra experiencia en Turismo: Mítico y Mágico, Bacalar), Bacalar cuenta con una fuerte influencia gastronómica de la cocina yucateca y beliceña, el ejemplo que destaca esta última es el platillo rice and beans, una mezcla de arroz con frijoles que es cocinado con aceite de coco (delicioso, muy recomendable).

 

Dentro de los platillos de cocina yucateca que puedes saborear en Bacalar, están los tamales de frijol, masa de maíz rellena de frijol, envuelta en hoja de plátano y cocida al vapor.

 

Y por si no fuera poco, el brazo de reina, un tamal preparado con huevo cocido y chaya.

brazo-de-reina-INT_0

 

De igual manera, incluye una gran diversidad de platillos preparados con pescados y mariscos como el pan de cazón, tortillas sobrepuestas en una torre rellenas de cazón y bañadas en salsa. (Efectivamente queridísimos lectores, nosotros regresamos de nuestro viaje con unos kilitos de más, pero vale la pena).

 

Pescado a la tikin-xik, marinado con achiote y naranja agria y cocinado a las brasas. (Por si quieren algo más “light”, igualmente delicioso y llenador.. bastante llenador).

 

Y por último y no menos importante: Tacos de camarón; ceviche y langosta. ¡Regrésenos a Bacalar, por favor!

goleta2

¿Se les antojaron? ¡A nosotros también!

 

Relaciones: Carta a un te EX Quiero

Durante mucho tiempo quise escribirle, no es que no encontrara las palabras, si no que me lastimó tanto la ruptura, que después de haber experimentado tristeza, depresión y ansiedad, sólo quedó en mi un sentimiento pesado, parecido al odio. Por primera vez, sentí realmente rencor. Un sentimiento terrible que me costó trabajo eliminar.

No voy a mentir, ahora, no me cae bien, pero tampoco mal. Ya no le amo, y menos le quiero, pero tampoco le odio. No le deseo mal y sí, le deseo que tenga una buena vida.

¿Por qué?

Porque para mi, y por mi, no es sano mantener un sentimiento negativo hacia alguien a quien quise tanto, no es coherente y me aleja de la persona que soy, de quien quiero ser. 

No le odio porque odiarle es interesarme en su persona, no le odio porque es agregar un valor que se ha perdido y por último, no le odio porque odiarle, es amarle. Y ya no le amo.

broken-heart-burn-fire-forever-paper-Favim.com-244407

Cuando nos enamoramos, amamos intensamente, nos vemos unidos a la otra persona por el resto de nuestras vidas, imaginamos un futuro a su lado, como sería, qué pasaría. Todo es perfecto.

Todos nos enamoramos de la persona equivocada, todos deseamos que sea la correcta, y de igual manera, idealizamos un futuro prometedor con aquella persona que nosotros creemos, nos hace felices.

la foto 2

A él le agradezco haberme hecho creer en un imposible, en un para siempre y en un futuro. Agradezco las peleas, los malos ratos y todas las veces en que mi corazón se partía, no cambiaría absolutamente nada. Volvería a vivir el sufrimiento de un corazón roto, y aunque no me guste, dejaría que me volviera a tirar, una y otra vez, porque sin él, sin todo lo que viví a su lado, no sería quién soy ahora.

la foto 1

Sin aprendizaje, autovaloración y amor propio, no podría agradecer nada por lo que el día de hoy doy gracias.

Si no hubiera vivido esa relación, ahora no podría apreciar el hoy, lo que tengo, con quién estoy. Sin aprendizaje no hay ganancia.

Gracias porque fui feliz, gracias porque  fui triste. Gracias por el aprendizaje. 

Quiero que seas feliz, exitoso, pleno.

Amar a la persona equivocada es lo mejor que pueda pasarte, porque sabes, que la persona correcta, superará el sentimiento.

Y en este momento, yo soy mi persona correcta, aprendí a amarme como no sabía que podía amar. Aprendí a ser feliz sin depender de alguien, y sólo así, puedo compartir la felicidad.

Aceptando quién soy, lo que conlleva, con defectos y virtudes, absolutamente todo.

Pasado el tiempo, me doy cuenta que ya no le amo, pero tampoco le odio.  No le escribo, me escribo a mi, soy feliz. Y quiero que lo sea.

Sin aprendizaje no hay ganancia, 

Sin sufrir, no se valora.

Sin valorar, no se ama.

Mi vida no sería igual sin haberlo conocido,  aprendí a hoy ser mejor persona. Ninguna experiencia vale si no has crecido con ello. De lo bueno, y sobretodo de aquellas desagradables. 

El que no cae, no se levanta.

 

Por Ana Pau Bermúdez

Original: anapaubermudez.blogspot.com/Carta

Instagram: anapaubedz

Twitter: @AnaPauBedz

 

 

Comunidad: Hoy Aprendí

Este escrito puede parecerte un cliché. A veces opinamos o coincidimos con pensamientos acerca del valor de la vida, de lo poco que la valoramos y aprovechamos, el valor del tiempo y lo que pueda que valga o no la pena en nuestras fugaces vidas, pero de un momento a otro, se nos olvida y volvemos a preocuparnos por las más insignificantes cosas.

Por eso quiero hacerme -sí, a mi- un recordatorio de lo que en verdad importa, de lo que debería importarme, y en lo que debo gastar mi energía.

Hoy quiero hablar del cáncer.

Todos conocemos a alguien que padece esta terrible enfermedad, conocemos casos, o simplemente nos es lejano. Para mi no, mi abuelo tiene cáncer, la pequeña Ren lo tuvo. Mi abuelo cuenta con noventa y cinco años, unas enormes ganas de vivir y, al igual que todos, teme a la muerte. Ren, tan sólo tenía cuatro años, y ella no solo tenía muchísimas ganas de vivir, ella vivó al máximo, sin miedo a la muerte, sin entenderla. Feliz. ¿Captaron la diferencia?

El miedo nos frena. En todo.

Me deja pensando –nuevamente- en la actitud. Todo, absolutamente todo, se concentra en la actitud. El cáncer lo tenemos todos, un cáncer social que nos absorbe y nos orilla a vivir nuestras vidas siempre al límite, dejamos de disfrutar los momentos importantes, o nos concentramos en las situaciones que nos producen desagrado. Sí, a todos, la negatividad puede o no regirnos, pero en algún punto, nos hemos dejado llevar, somos humanos. ¿Qué hacer? Consciencia, y no con tus vecinos, amigos y familia, no. Conciencia contigo, el cambio es únicamente contigo mismo.

Por mucho tiempo estuve triste, pensando en lo horrible que era mi trabajo, en los trabajos pasados por los que había decidido cambiarme, y terminar en uno “peor”, en la enfermedad de una de las personas que amo, el desamor, y demás cosas negativas que  me orillaban a olvidar esos momentos por los cuales debo dar gracias.

la foto-3

 

Para empezar, tengo un trabajo, un trabajo que me gusta, con sus dificultades, gente especial, sí, pero un trabajo que me permite crecer no sólo laboralmente, sino como persona, que me pone retos y me demuestra que puedo con ellos y más. Ningún trabajo es perfecto, lo sé. Tampoco me arrepiento de haber terminado en los trabajos anteriores, todos y cada uno de ellos han logrado que hoy sea la mujer que soy, han forjado mi carácter, me han motivado y he crecido. Y les diré algo sumamente importante, no se trata de aguantar malos tratos, en el momento en que algo te deje de hacer feliz, no te permita crecer o dejes de aprender, es momento del cambio.

Esto va para todas aquellas personas que sufren o han sufrido por algún familiar enfermo: Disfrútalo, tienes el dichoso regalo de poder despedirte, ni esa persona, ni tú, son eternos, nunca lo serán, nunca lo seremos. Incluso, no necesitamos una enfermedad de por medio para dejar de valorar y disfrutar a las personas que queremos. Ese es nuestro cáncer, dejar que una tragedia nos una. No dejemos que nos pase, valora hoy.

Es verdad cuando escuchas que la vida se va en un abrir y cerrar de ojos. Por eso, dale color a tu vida, haz, y lo digo en serio, aquello que te haga feliz, pero sobretodo, cambia tu ACTITUD. Cuando sucede algo negativo, piensa en todo por lo que debes estar agradecido y AGRADECE.

Todo es enseñanza de vida, las cosas buenas, las cosas malas.

Gracias por la enseñanza de hoy.

Q.D.E.P.  Ren

Por Ana Pau Bermúdez

Original: Hoy Aprendí

Twitter: @AnaPauBedz

Instagram: anapaubedz