¡Feliz Día del Amor y la Amistad! (San Valentín)

Hoy celebramos el amor en todas sus formas y colores, con todo el sentido de la palabra.

Amor es aceptación, igualdad, equipo, respeto y admiración. Es amor propio, es familia, son amigos, es pareja, es mascota, es espiritualidad y es vida.

¡Muchas felicidades a todos los que festejan este día hoy y siempre haciendo acciones buenas por el prójimo, por el planeta y por el bienestar personal!

                                    

Traje de baño: @puntodemar

Lo estás haciendo bien

Así es la vida, así es tu tiempo.

Muchas veces creemos que nuestros sueños son inalcanzables e imposibles, que a “nuestra edad” ya deberíamos haber logrado más cosas de las que hemos hecho y el uso de las redes sociales no nos ayuda, vemos a amigos con los que crecimos teniendo el trabajo de sus sueños, cumpliendo metas y más.

La realidad es muy diferente, además de que las redes sociales son una pantalla aspiracional de vida fantástica para muchos (es decir, casi nadie pone una mala foto o una mala experiencia), hay personas que estudiaron su carrera después de que sus hijos se graduaron de la universidad, hay personas que tienen un título y se dedican a algo completamente diferente y algunos sueñan con ser padres, mientras que otros sueñan con viajar.

Algunos tardaron mucho tiempo en obtener su primer trabajo y otros salieron de la escuela con un excelente puesto en alguna empresa.

A mí, por ejemplo, me costó mucho encontrar mi primer trabajo al salir de la carrera, estudié Ciencias de la Comunicación y muchas de las vacantes que encontraba eran mal pagadas y pedían experiencia irracional: 4 años trabajando en el área, llevando a cargo personal, haciendo foto, copy (redacciones), diseño, animaciones, video, estadísticas, llevando a los niños del jefe a la escuela, leer el cuento favorito de su perro por la noche, hacer el desayuno familiar y regresar a la oficina por la cantidad de $1000.00 MXN al mes.

Mis amigos de ese entonces, por ejemplo, ya habían conseguido trabajo, les iba bien y algunos hasta habían podido irse a vivir solos. Continuamente pensaba que algo estaba mal conmigo, con mi perfil, o incluso en mi C.V., toda la carrera fui una ñoña competitiva y no entendía cómo era que me había quedado tan atrasada.

Me frustraba continuamente cuando no volvía a saber de alguna empresa en donde había tenido una entrevista (reclutadores, si leen esto: no sean gachos, mínimo regresen un mail de “no gracias” sirve para seguir buscando y es respetar el tiempo que les dimos al ir con ustedes, anótenlo) y sentía horrible el no poder ir al ritmo de los demás y que pensaran que era por flojera o comodidad de estar en mi casa.

No sé exactamente cuánto tiempo pasó hasta que logré entrar a una agencia de publicidad, pensé que todo iría mejor, que por fin podría experimentar la vida laboral, crecer, aprender y sentirme “adulta”. Pero no fue así. Tenía un horario muy extenso, la paga no era mucha, estaba llena de bomberazos, debía trabajar fines de semana sin pago extra, a veces no comía, las personas eran mal encaradas y groseras, y muchas de ellas me mandaban parte de sus responsabilidades; era mi primera experiencia laboral y supuse que así debía ser, intenté llevar a cabo todo lo que se me solicitaba, incluso cuando no tenía ni vida para resolverlo, traté de que emocionalmente no me afectara pero caí, nuevamente  voltee a ver a mis conocidos, hablando excelente de sus trabajos, subiendo de puesto, ahorrando… y yo, ya casi ni podía verlos. Así que decidí buscar otras opciones.

Hoy tengo más de 6 años trabajando y me encuentro satisfecha con lo que he logrado. Tuve que aprender a la mala que ningún trabajo es perfecto, que el puesto soñado lo debes hacer tú y que no siempre vas a tener días buenos, pero tampoco todos los días son malos.

Aprendí a valorarme personal y profesionalmente, cuándo poner un alto y cuándo debo sacrificar un poco para lograr mis objetivos.

A veces debo escribir textos como este para recordarme que voy bien, y cuando me leas… quiero recordarte que vas de maravilla, a tu tiempo. Te explico más cómo puedes darte cuenta (y cómo me di cuenta yo):

  • Ya no eres la misma persona “verde”  que salió de la carrera o que fuiste en tu primer trabajo.
  • Has sobrevivido y aprendido de situaciones fuertes que han pasado en tu vida, no necesariamente en el ámbito laboral, situaciones que te han hecho crecer en un 360º.
  • Has reducido tu círculo de amigos, tal vez son menos pero los que tienes, son mucho más cercanos y confiables.
  • Ya no ves tus metas tan lejanas, poco a poco las has logrado. Por ejemplo, yo pude comprar mi auto, independizarme y pagar mis viajes… hace 10 años creí que eran sueños inalcanzables.

Lo estás haciendo bien.

Ana Pau Bermúdez

Foto: @carlosbernaal

Blusa: @accuamx

Los amigos también rompen el corazón

Pues sí, los amigos también rompen el corazón y sí, también duele un montón.

Hace un par de semanas se puso de moda el #10YearsChallenge en donde muchas personas ponían una foto del 2009 y una de ahora, 2019 (no entiendo por qué no se esperaron un añito más, mi TOC lo hubiera agradecido), y aunque no puse ninguna de mis fotos del pasado en alguna de mis redes, por supuesto que me ganó la curiosidad y busqué fotos de una Ana Pau en ese año… una jovenaza empezando los 20, estudiando la carrera, trabajando ocasionalmente en producciones de televisión y disfrutando al máximo de la vida nocturna con su grupo de amigos.

Ya saben, la etapa de los antros (definitivamente otra yo, no saben cómo los odio hoy, pero eso sí, los disfruté de lo lindo), en esa etapa contaba con un grupo específico que catalogué como mis mejores amigas, siempre ahí, cada fin de semana, cada fiesta, cada salida, o cada ida a Cuerna/Acapulco. Nos “confiábamos todo” y nunca dejábamos a alguien fuera de los planes.

Amistades de película chick flick “siempre juntas”, “hasta pasitas”, “damas en mi boda”, “madrinas de mis futuros hijos”… y sí, podría decirse que en ese momento era una realidad.

Recuerdo perfectamente que fui yo quien hizo el grupo, una amiga de mi prepa, la que conocí en el club de pequeña, la fiestera de la uni y así.. cada una de distintos lugares que lograron hacer match entre sí, y yo, por supuesto, me sentía en las nubes de tener ese variado grupo de niñas guapas que se llevaban excelente. El club de las pijamadas, arreglarnos juntas para salir y más.

Vi esa foto del 2009 en mi Facebook detalladamente, cada cara, cada gesto, recordando el momento en que fue tomada. Estábamos en el cumpleaños de una de ellas, en su casa, en el jardín, todos sentados en círculo platicando, vaso rojo en mano y muchas risas, recuerdo que esa noche las niñas y yo hicimos pijamada platicando cómo nos imaginábamos nuestras bodas y futuras vidas, quién quería casarse y trabajar o tener hijos… platicamos hasta altas horas de la noche hasta quedarnos dormidas.

2019 – sólo una de ellas es mi dama de honor (¡y qué felicidad!).

Cada una tuvo una historia distinta, un camino diferente, no necesariamente hubo alguna pelea, simplemente, nuestros rumbos fueron separados, nuestros gustos e intereses cambiaron y terminamos capítulos.

Por supuesto, tenía que aprender que las amistades son literalmente una jungla, más entre mujeres, no generalizo porque también he encontrado almas hermosas que siguen en mi vida y son joyas para mí, pero gracias a lo que he vivido con varias mujeres a lo largo de mi vida, es que ahora valoro con más fervor a todas y cada una de las que hoy son mis amigas.

Yo respeto especialmente a las mujeres que aplauden a una mujer bonita, que les alegra el éxito de otras y que ayudan a que otra mujer crezca sin dudarlo, lo aplaudo porque, aunque me duela decirlo, nosotras las mujeres (no todas) tenemos una naturaleza salvaje… lo veo diario en las redes sociales, los ataques, los insultos, las peores jueces.

No tienen el cuerpo perfecto pero juzgan a quien sube una foto en bikini cuando no tiene el abdomen plano, o les incomoda que el guapo esté con una mujer que no les parece bonita… ¿por qué?

A mi también me pasó, muchas amigas en mi vida me rompieron el corazón, ¡desde primaria! O sea que desde chiquita me he especializado en el arte de tratar con mujeres y comprender cuando sus espíritus valen la pena, cuando no debo engancharme o cuando solo debo alejarme porque nuestras almas no vibran. Un arte que dolió aprender pero que con el tiempo aprendes a dominar y te hace la vida más fácil.

No me arrepiento de todas aquéllas que fueron parte de mi vida, literalmente me hicieron crecer, me hicieron feliz y me hicieron soñar, sé que la amistad en algún punto fue verdadera con cada una, hubo momentos y son los que agradezco, como expliqué anteriormente, nuestros caminos solo se separaron, y así como logramos encontrar a la pareja ideal, lo mismo pasa con las amistades… estoy completamente convencida de que hay personas que están destinadas a convertirse en tu familia, simplemente hay que encontrarlas y para eso, debes conocer gente, gente que podrá hacerte pedazos y otra que recogerá esos pedazos contigo, por eso, te recomiendo que aprendas a identificarlas.

¿Qué te puedo decir yo? No te peleés con la gente, si alguien ya no te genera confianza y seguridad, aprende a alejarte, no va a ser fácil y algunas personas reaccionarán mal, no puedes quedar bien con todos, pero debes pensar primero en ti y en tu bienestar, quedarte con personas que valgan la pena y que aporten.

La vida es muy corta para estar en dramas o situaciones fuera de tu control. Toma las riendas, en ti está el ser más feliz.

¿A poco no?

Yo no soy la misma persona que era en el 2009, y me encanta. Me encanta quién fui y en quién me he convertido. Quienes me ayudaron a crecer, cada historia, cada llanto y cada risa.

Los amigos también rompen el corazón, pero los amigos también lo reparan.

¡Cuéntenme sus experiencias! (Yo ya me aventé mi speach sentimental, les toca).

Ana Pau Bermúdez

¡Camino al 2019!

Este año estuve un poco desaparecida en el área escrita del blog y quiero explicarles un poco: como algunos de ustedes saben (y si no les cuento), otro de mis grandes hobbies es la fotografía, desde la captura de la imagen y la edición de la misma para resaltar lo que quiero comunicar en la imagen. Admito que no soy una experta… pero oigan… la práctica hace al maestro y me he concentrado mucho en esta actividad, así que, como podrán notar, ya tenemos en nuestro sitio web la sección de Fotografía (repito, no soy pro), aprendiendo nuevas técnicas, acercándome a profesionales que admiro, tomando notas y eso sí… experimentando mucho.

Les dejo un ejemplo de lo que he estado trabajando:

                                  

                                  

Adicional a esto soy una freak de las manualidades, amo el crafting y no había podido explotarlo como quisiera, así que estos últimos meses también me dediqué a crear adornos navideños que afortunadamente pude vender.

  

¿Les gustaría encontrar en el blog manualidades para hacer en casa?

En cuanto a nuestras notas quiero pedir una disculpa, independientemente de las actividades que  pueda tener, Rosa Palanqueta es mi pasión, escape y gusto, por lo que siempre puedo tener un espacio para poder escribir y me comprometo a darles más notas este 2019.

Así que les pido me ayuden comentándome qué tipo de temas les gustaría leer, qué les interesa y si tienen alguna marca (servicio/producto) propia que les gustaría compartir con nosotros.

Deseo hayan tenido un excelente inicio de año y que hayan pasado unas festividades hermosas a lado de sus seres queridos. Recuerden que tenemos una nueva oportunidad para ser mejores, hacer con más pasión nuestro trabajo, amar con todo lo que tenemos, sonreír diario y dar lo mejor de nosotros en cada situación que se nos presente.

Esto lo recordamos al inicio de año y nos planteamos objetivos para poder desarrollar durante el año, sin embargo es cuestión de recordar cada que te levantas qué versión de ti quieres para hoy.

Da clic aquí para ver el mensaje que tengo para ti de año nuevo.

¡Feliz año 2019!

¡Feliz 2019!

Segunda semana de enero y ya no quiero dejar pasar más tiempo para desearles un excelente inicio de año 2019.

El 1º de enero de cada año recordamos que en nuestras vidas tenemos metas y aspiraciones, planes y sueños, no dejemos pasar los meses para cumplirlos, hagamos estos nuevos propósitos con conciencia y les recomiendo establecer un plan para ir llegando a cada una de nuestras metas, por ejemplo, un calendario de actividades que puedes ir realizando por mes.

Inspírense para ir al gym, comer bien, sonreír más y amar mejor. Encuentra gente con tus mismas pasiones y apóyense mutuamente para realizar sus actividades.

                    

Agradezcamos a Dios la nueva oportunidad de poder ser mejores cada día del año y así, cada año, buscando la mejor versión de nosotros mismos, creciendo, aprendiendo, llegando alto.

(Les dejo una fotirri extra con mi guapo jiji)

Logros de Rosa Palanqueta 2018

Gracias a ustedes el 2018 fue un excelente año, logramos colaboraciones con diferentes marcas en apoyo mutuo (venga ¡mexicanos rule!), trabajamos con la Revista Glamour, la marca de ropa Accua Mx, los increíbles trajes de baño Punto de Mar, los productos de belleza Alta Moda è y recientemente tuvimos una colaboración con Revlon México y su maravillosa línea de maquillaje (¡esperen noticias este 2019!).

Gracias a todos ustedes por ser parte de esta familia, por leerme, por escribir conmigo, por compartir nuestro contenido y por todo, todo su cariño.

Los quiero siempre,

Ana Pau Bermúdez

Esta semana en Rosa Palanqueta

Rosa Palanqueta Ft. Glamour México y Steve Madden

 

ROSA PALANQUETA FT. GLAMOUR MÉXICO Y STEVE MADDEN

Una escapadita cerca de la Ciudad

Aquí puedes realizar actividades increíbles con tu familia o amigos como pescar, andar en caballo, Go Karts, Gotcha, carne asada o disfrutar de unas deliciosas quesadillas.

 

10 ideas para dates

No tienes que gastar muchísimo para pasar un delicioso día a lado de tu amor, te dejo 10 creativas ideas para pasar un día de impacto con tu pareja…

 

Vivir en pareja antes de casarse, ¿el paraíso?

No es un anillo y tampoco una boda, pero también es un gran paso en la relación… Leer más›

¿Qué hacer cuando te arruinan el pelo?

Todos hemos sido víctimas de las garras de un mal estilista ¿a poco no?…Leer más›

 

Mis infusiones favoritas

El té es mi bebida favorita ya que además de los múltiples beneficios que contiene, el sabor natural de las hojas me parece delicioso Conoce estas infusiones… Leer más ›

Highlights del día

¿Cómo empezar tus highlights del día?

Yo me ayudo respondiendo las siguientes preguntas:

La principal ¿Hoy, por qué estás agradecido?

  1. ¿Dormiste bien? – Agradece un nuevo día, la oportunidad de vivir un día más al máximo, haciendo tus actividades mejor que ayer.
  2. ¿Desayunaste rico? – Recuerda que hay escasez de alimentos en el planeta, por lo que el poder disfrutar tranquilamente de tus alimentos es un lujo, agradece por ello, no des nada por sentado.
  3. ¿Con quién disfrutaste de un momento de compañía hoy? – Cada momento es único.
  4. ¿Qué detalle de tu día te hizo sonreír mucho? – Fotografíalo en tu memoria.
  5. ¿Disfrutaste tus actividades? – Ningún segundo se repite.
  6. Si tienes trabajo – ¡Felicidades!
  7. Si tienes un techo – ¡Eres bendecido!
  8. Si tienes alimento – Come delicioso
  9. Si tienes a tus familiares sanos – Valora
  10. Agradece tu vida

Da clic aquí para leer la Reflexión del día.

Rosa Palanqueta – Reflexión del día

Encontrando el momento perfecto para meditar

No importa en donde esté, siempre encuentro ese tiempo para  mí, reflexionando las bendiciones que tengo, agradeciendo por mi familia, mis seres queridos y la oportunidad de disfrutar de amaneceres y atardeceres como este.

No importa la religión que profeces, el cuidado del alma es tan importante como cualquier otro aspecto de tu vida. Comienza haciendo una lista de las cosas por las que estás agradecido, deja a un lado los malos ratos o momentos de quejas, esta lista es únicamente de las cosas que pueden hacerte feliz, por más mínimas que sean. Anota: ¿hoy, qué te ha hecho sonreír?

 

¡Una excelente opción para pasar tu cumpleaños! – La Marquesa

No sé si soy la única, y no quiero sonar hater o Grinch, pero en verdad cada año es un suplicio festejar mi cumpleaños. ¿Por qué? – La organización.

Paso 1:

  • A quiénes invitar
  • Elegir el lugar perfecto en donde quepan todos
  • Que no sea caro
  • Que tenga buen ambiente
  • Que todas las bolitas puedan convivir civilizadamente

Y una vez logras el paso 1, viene el paso de la gastritis número 2:

  • Los que nunca pueden
  • Los que cancelan a la mera hora
  • Y los más incómodos, aquéllos que por azahares del destino se van sin pagar (que porque estaban muy borrachis o no hicieron bien sus cuentas) y tú, cumpleañero, acabas pagando de más.

Afortunadamente con el paso de los años tu círculo social se va reduciendo dejando a las personas que valen la pena, esos amigos que de ante mano, sabes que estarán para siempre en tu vida (poniendo changuitos 🐒🐒🐒) y aún así, cada cumpleaños sigue siendo un dolor de cabeza la organización (imagínense la organización de una boda… OMAIGÁ).

Ahora… YO SOY GEMELA, y además… ¡Mi novio y yo cumplimos el mismo día!

No es uno, no son dos, son ¡TRES CUMPLEAÑOS POR ORGANIZAR EL MISMO DÍA!

Este año comenzó como los anteriores, organizando en dónde podríamos organizar una fiesta para 3 personas, un lugar en donde no gastáramos mucho, que pudiéramos pasarla de lujo… y cayó del cielo: La Marquesa.

Su verdadero nombre es Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla, mejor conocido como La Marquesa, ubicado en la carretera hacia Toluca (Google Maps La Marquesa), en donde puedes realizar actividades increíbles con tu familia o amigos como pescar, andar en caballo, Go Karts, Gotcha, carne asada o disfrutar de unas deliciosas quesadillas.

Tip: los principales atractivos son los valles llamados Del Silencio, Las Monjas, Del Conejo y Del Potrero.

De verdad es una excelente opción para pasar un fin de semana diferente. y bueno, ¡qué mejor para nosotros amantes de la naturaleza!

Aquí una foto de carcajadaspara que vean qué bien la pasamos:

¿Han ido? Cuéntenme su experiencia.

Da clic aquí para ver las fotos que hicimos en La Marquesa.

Por Ana Pau bermúdez