Los amigos también rompen el corazón

Pues sí, los amigos también rompen el corazón y sí, también duele un montón.

Hace un par de semanas se puso de moda el #10YearsChallenge en donde muchas personas ponían una foto del 2009 y una de ahora, 2019 (no entiendo por qué no se esperaron un añito más, mi TOC lo hubiera agradecido), y aunque no puse ninguna de mis fotos del pasado en alguna de mis redes, por supuesto que me ganó la curiosidad y busqué fotos de una Ana Pau en ese año… una jovenaza empezando los 20, estudiando la carrera, trabajando ocasionalmente en producciones de televisión y disfrutando al máximo de la vida nocturna con su grupo de amigos.

Ya saben, la etapa de los antros (definitivamente otra yo, no saben cómo los odio hoy, pero eso sí, los disfruté de lo lindo), en esa etapa contaba con un grupo específico que catalogué como mis mejores amigas, siempre ahí, cada fin de semana, cada fiesta, cada salida, o cada ida a Cuerna/Acapulco. Nos “confiábamos todo” y nunca dejábamos a alguien fuera de los planes.

Amistades de película chick flick “siempre juntas”, “hasta pasitas”, “damas en mi boda”, “madrinas de mis futuros hijos”… y sí, podría decirse que en ese momento era una realidad.

Recuerdo perfectamente que fui yo quien hizo el grupo, una amiga de mi prepa, la que conocí en el club de pequeña, la fiestera de la uni y así.. cada una de distintos lugares que lograron hacer match entre sí, y yo, por supuesto, me sentía en las nubes de tener ese variado grupo de niñas guapas que se llevaban excelente. El club de las pijamadas, arreglarnos juntas para salir y más.

Vi esa foto del 2009 en mi Facebook detalladamente, cada cara, cada gesto, recordando el momento en que fue tomada. Estábamos en el cumpleaños de una de ellas, en su casa, en el jardín, todos sentados en círculo platicando, vaso rojo en mano y muchas risas, recuerdo que esa noche las niñas y yo hicimos pijamada platicando cómo nos imaginábamos nuestras bodas y futuras vidas, quién quería casarse y trabajar o tener hijos… platicamos hasta altas horas de la noche hasta quedarnos dormidas.

2019 – sólo una de ellas es mi dama de honor (¡y qué felicidad!).

Cada una tuvo una historia distinta, un camino diferente, no necesariamente hubo alguna pelea, simplemente, nuestros rumbos fueron separados, nuestros gustos e intereses cambiaron y terminamos capítulos.

Por supuesto, tenía que aprender que las amistades son literalmente una jungla, más entre mujeres, no generalizo porque también he encontrado almas hermosas que siguen en mi vida y son joyas para mí, pero gracias a lo que he vivido con varias mujeres a lo largo de mi vida, es que ahora valoro con más fervor a todas y cada una de las que hoy son mis amigas.

Yo respeto especialmente a las mujeres que aplauden a una mujer bonita, que les alegra el éxito de otras y que ayudan a que otra mujer crezca sin dudarlo, lo aplaudo porque, aunque me duela decirlo, nosotras las mujeres (no todas) tenemos una naturaleza salvaje… lo veo diario en las redes sociales, los ataques, los insultos, las peores jueces.

No tienen el cuerpo perfecto pero juzgan a quien sube una foto en bikini cuando no tiene el abdomen plano, o les incomoda que el guapo esté con una mujer que no les parece bonita… ¿por qué?

A mi también me pasó, muchas amigas en mi vida me rompieron el corazón, ¡desde primaria! O sea que desde chiquita me he especializado en el arte de tratar con mujeres y comprender cuando sus espíritus valen la pena, cuando no debo engancharme o cuando solo debo alejarme porque nuestras almas no vibran. Un arte que dolió aprender pero que con el tiempo aprendes a dominar y te hace la vida más fácil.

No me arrepiento de todas aquéllas que fueron parte de mi vida, literalmente me hicieron crecer, me hicieron feliz y me hicieron soñar, sé que la amistad en algún punto fue verdadera con cada una, hubo momentos y son los que agradezco, como expliqué anteriormente, nuestros caminos solo se separaron, y así como logramos encontrar a la pareja ideal, lo mismo pasa con las amistades… estoy completamente convencida de que hay personas que están destinadas a convertirse en tu familia, simplemente hay que encontrarlas y para eso, debes conocer gente, gente que podrá hacerte pedazos y otra que recogerá esos pedazos contigo, por eso, te recomiendo que aprendas a identificarlas.

¿Qué te puedo decir yo? No te peleés con la gente, si alguien ya no te genera confianza y seguridad, aprende a alejarte, no va a ser fácil y algunas personas reaccionarán mal, no puedes quedar bien con todos, pero debes pensar primero en ti y en tu bienestar, quedarte con personas que valgan la pena y que aporten.

La vida es muy corta para estar en dramas o situaciones fuera de tu control. Toma las riendas, en ti está el ser más feliz.

¿A poco no?

Yo no soy la misma persona que era en el 2009, y me encanta. Me encanta quién fui y en quién me he convertido. Quienes me ayudaron a crecer, cada historia, cada llanto y cada risa.

Los amigos también rompen el corazón, pero los amigos también lo reparan.

¡Cuéntenme sus experiencias! (Yo ya me aventé mi speach sentimental, les toca).

Ana Pau Bermúdez

Cuentan por ahí: Sirenas Mexicanas 4 – La sirena de la laguna de Alchichica

PUEBLA

En frontera con Tlaxcala al noroeste de la Ciudad de Puebla, existe un área volcánica repleta de cráteres sobresalientes del interior de la Tierra, lo que forma una gran extensión de increíbles Lagos Cráter, entre ellos, destaca uno en especial al parecerse al mar por sus múltiples tonos verdes azulados, además de que cuenta con un extraño alto índice de salinidad: la Laguna de Alchichica.

Sus características han generado distintos mitos y leyendas acerca de la laguna, uno de ellos se refiere a un pueblo sepultado al llegar el agua. Esto a partir de extrañas luces que aparecen en la noche provenientes de la laguna. Otros piensan que es una base extraterrestre.

Cuentan por ahí que la leyenda más sonada -y la que más nos gusta- trata acerca de una sirena de pelo plateado (el cual refleja la luz de la luna, lo que explica las luces) que habita en el fondo de la laguna y que con su canto atrae a los hombres para enamorarlos y que la sigan a las profundidades.

Acciones y frases nefastas de cuando estás en dieta

No hay forma alguna de que la gente a tu alrededor se contenga su opinión/juicio. ¡No hagan eso! Si amablemente pedimos su aportación, es bienvenida, pero eso de andar dando explicaciones a diestra y siniestra es desgastante.

Les dejamos algunas acciones y frases de metiches en tu dieta:

FRASES si eres delgada/o:

1.Ay pero si vas a desaparecer, no la necesitas.

2. ¿No tendrás eso que les da a ustedes los jóvenes… bulimia / anorexia?

3. Eso es pura moda.

4. Ya te ves mal, yo digo que mejor comas bien.

5. Ay no, yo no podría no comer ¿quieres una dona?

6. ¿Y dieta como para qué o qué?

FRASES si eres “llenita/o”

  1. Pues qué bueno, te hacía falta.

2. ¿Y sí puedes? Siento que te va a costar mucho trabajo

3. ¿Y quién te prepara la comida?

4. Ya no enflaques más, gordita/o te ves mejor

5. ¿Te vas a casar o por qué la dieta, un evento?

ACCIONES:

  1. Te cuestionan y/o critican tu dieta. Tomen en cuenta que ha sido realizada por un profesional en el tema, a menos de que sean nutriólogos, adelante, hagan sugerencias en mi alimentación.

2. Al momento de sacar tu comida, quieren probar o una porción. ¿Por? NO. Gente, se prepara con tiempo de anticipación la cantidad exacta sugerida por un profesional y es lo único que puedes comer, ¿por qué quieres quitarnos nuestro único alimento? Sentido común.

3. Caras de asco. No nos ayuden.

4. El intentar convencernos de dejarla y probar los alimentos que a ustedes los hacen sentir culpables. Amigos, hay que respetar, nuestra dieta no es para siempre, es momentáneo. No nos insistan, por favor.

5. Hacer el súper específico para que alguien más se lo coma. Pena de muerte.

Tenemos diferentes razones, puede ser que efectivamente tengamos un evento especial, que queramos mantenernos más sanos o bien, cambiar nuestros hábitos alimenticios. Cual sea la razón, mientras esté tratado bajo instrucción y cuidado de un profesional, es muy válido.

Dejemos a un lado los prejuicios u opiniones no pedidas y apoyemos a estos campeones porque una dieta no es fácil.

¡Ánimo dietéticos!

Por Ana Pau Bermúdez 

 

6 señales que indican cuándo es momento de acabar una relación

Dicen que las relaciones son complicadas, sobre todo en pareja. Que si uno quiere más, que si hay muchas broncas, que si todo está bien pero aburre, bla bla bla

También se dice que detrás de cada infidelidad hay una justificación. Que siempre es por algo, que se busca lo que falta, que es porque se les trata mal y demás…

Las emociones son complicadas, cuando estamos con alguien se genera una dualidad del querer y lo que es mejor para ti, que muchas veces, no es lo que quieres. Aunque la realidad es que podemos hacernos la vida más sencilla, ¿para qué seguir en una situación que nos genera más tristeza y enojo que emociones positivas?

Por eso, te dejamos las siguientes señales de cuándo acabar una relación:

1. Cuando se acaba el respeto

No hay pretexto alguno para seguir en una relación en donde el respeto no existe, en donde las groserías y/o peladeces están al orden del día. Todos tenemos momentos malos, todos nos enojamos, pero lo importante es tener inteligencia emocional y jamás llegar a faltar el respeto hacia nuestra pareja.

2. Cuando hay desinterés

Si ya lo platicaste una y mil veces, y sigues sintiendo que “no es lo mismo”, que “todo ha cambiado” y que ya no existe interés, es momento de plantearte cuánto tiempo más quieres estar así.

3. Cuando buscas drama para mantener la acción

¿Por? ¿Drama? Esto no es para nada sano, es desgastante y la relación se va acabando, ¿por qué no mejor disfrutar de la tranquilidad de tu relación? y si te aburre, next, busca a alguien que te dé la acción que buscas, pero haz las cosas bien.

4. Cuando alguien más “te mueve el tapete”

Si tienes interés por alguien más, quiere decir que se ha acabado lo que tienes con tu pareja actual, no importa si fue momentáneo, rapidín o lo que sea. Si tu pareja y tú decidieron ser monógamos, lo mejor que puedes hacer es terminar tu relación y ser libre de hacer lo que se te antoje.

5. Cuando hay infidelidad

Va con el punto anterior, no hay pretexto alguno, una infidelidad se da por la falta de agallas (huvitos u ovaritos) para terminar una relación que ya no te interesa, sí, que NO te interesa, no querer soltar y ¿qué crees? es la mayor falta de respeto para la persona que es tu pareja. Siempre que tengas una tentación, pregúntate ¿qué es lo mejor? ¿me gustaría que me lo hicieran?

6. Cualquier tipo de violencia

Psicológica, moral o física. Esto se dice solo. Aléjate, PARA.

Recuerda: Es mucho más válido decir “ya no quiero estar contigo” a tener malas acciones por miedo a aceptar lo que piensas y sientes.

 

Lectura: Buscando a Alaska. John Green

Hoy le toca a la primera novela del afamado autor John Green (Bajo la misma estrella): Buscando a Alaska. Un libro que te invita a reflexionar gracias a la cantidad de pensamientos que en él se plasman.

Cansado de su aburrida existencia, un adolescente de 16 años llamado Miles Halter que tiene una afición por las palabras pronunciadas por personajes famosos antes de morir, entra a un colegio internado Alabama y sin proponérselo, busca de lo que el poeta Rabelais llamó el “Gran quizá”. Ahí su recién descubierta libertad, nuevos amigos y una enigmática joven, Alaska, lo lanzan de lleno a la vida. Pero de repente, una tragedia inesperada amenaza con arrebatárselo.

Allí se hace amigo de su compañero de cuarto, Chip Martin ( apodado “el Coronel”), Alaska Young, una joven rebelde e impredecible pero a la vez muy segura de sí misma, Takumi Hikohito, de origen japonés y Lara Buterskaya, una estudiante inmigrante rumana.

Debates de amistad, religiosos y de vida, una historia que te atrapa desde el principio por su semejanza con la realidad.

Te recomendamos ampliamente esta lectura ligera, un libro pequeño de grandes reflexiones.

Encuéntralo en Librerías Gandhi México 

Las personas con discapacidad no son idiotas ni “incapaces”

La mayoría de nosotros, no sabemos tratar a las personas con discapacidad. Es una realidad.

Si no tienes una continua convivencia, o -lamentablemente- alguien cercano a ti sufre repentinamente algún accidente que cambia su vida, nosotros no contamos con la educación necesaria para tratar a estas personas. Y no te sientas mal, no es tu culpa, es una sociedad que poco se educa en la materia.

Muchos de nosotros -espero- al tener proximidad con una persona con discapacidad, tratamos de ser empáticos y ayudar en la medida de lo posible, sin embargo, no siempre decimos las palabras adecuadas o bien, actuamos de la mejor manera.

Pongo en la mesa mi caso, hace exactamente un año, una persona cercana a mi tuvo un accidente que lo dejó sin el sentido de la vista y el olfato. Debido a la gravedad y que la mayor lesión fue en el cerebro, tuvo y ha tenido que tomar muchas terapias y rehabilitación para reincorporarse a la vida. No ha sido fácil, no es sencillo para él y sí, para algunas cosas, necesitará ayuda de alguien más -no pondré la palabra “siempre” ya que creo firmemente en que se puede lograr una independencia completa- la mayor parte del tiempo.

¿Cuáles fueron las primeras reacciones hacia él?

Para empezar, tenemos esa enorme necesidad de tratarlos como si fueran “Jarritos de Tlaquepaque” , con miedo a que se vayan a lesionar o como si no pudieran hacer el más mínimo esfuerzo.

Con todo el amor del mundo -cabe mencionar- comenzaron a tratarlo como si fuera un niño pequeño aprendiendo a caminar, también, hubo un extra consentimiento (apapacho) hacia su persona al punto de decirle a la familia que hiciera cosas por él (como pedir comida) que él puede hacer por sí mismo, por decir algunos ejemplos.

¿Qué pasó? la persona afectada comenzó a sentir que la gente lo veía como un inútil.

Antes que nada, hay que valorar la situación: qué discapacidad tiene. Si tenemos la confianza con la familia, conversar  informarnos acerca de las terapias que ha llevado y cómo podemos ayudar, o bien, preguntarle directamente a la persona cómo podemos ayudar.

En algunos casos, como el de mi familiar, existe un lenguaje corporal específico para brindarles ayuda en los traslados, por ejemplo, el tocar con los nudillos su mano izquierda para que sepan que estamos a su lado esperando asistirlos, la persona invidente nos hará saber si necesita o no su ayuda; en caso de requerirla, nos tomará por el codo. En ésta situación, debemos caminar normal -la persona se guía también con su bastón o perro de asistencia- y en caso de pasar por un lugar angosto -en donde quepa una sola persona- debemos doblar nuestro codo en la espalda y la persona invidente sabrá que debe caminar tras nosotros.

A veces nos olvidamos que estas personas han pasado por muchas terapias para lograr estar en donde están, por lo que a veces no se toman tan bien el que queramos asistirlos en cosas que pueden hacer. Para evitarnos esta situación, debemos tener el valor de preguntar si necesitan nuestra ayuda. Sin pena.

Y recuerda, no dejes de querer ayudarlos, es importante darles autonomía e independencia, pero también, que se sientan incluídos en esta sociedad y que nos importa.

Gracias.

Por Ana Pau Bermúdez

 

Lectura: Saga Los Secretos del Inmortal Nicolás Flamel

Hablemos de lectura , con un género enfocado en la magia, héroes, villanos, mitología, paganismo y conceptos medievales. Se conoce como literatura fantástica a cualquier relato en que participan fenómenos sobrenaturales y extraordinarios. Un género que con los años ha ido agarrando más fama y adeptos con famosos títulos como El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien; Harry Potter, de J.K Rowling; la Saga de Crepúsculo, de Stephanie Meyer; Los juegos del hambre, de Suzanne Collins; y muchos más títulos…

En esta ocasión tenemos de recomendación una Saga,  autoría del experto en mitología, Michael Scott,  uno de los autores irlandeses más respetados, guionista y productor televisivo. Dentro del ámbito literario, sus novelas de terror son consideradas clásicos contemporáneos. Con más de un centenar de títulos de ciencia ficción y fantasía en su haber.

Dentro de este último se engloba su saga más famosa, Los secretos del inmortal Nicholas Flamel. Esta serie de seis libros se inicia con El alquimista, todo un éxito desde su salida. Completan la saga El Mago, La Hechicera, El Nigromante, El brujo y La Encantadora.

Para su exitosa Saga, Scott hace una recopilación mitológica, fantástica e histórica mezclando lugares y personajes reales con mitología y sus personajes originales.

Siendo estos últimos los protagonistas: Sophie y Josh Newman , unos mellizos -con auras puras oro y plata respectivamente- destinados a proteger el mundo fantástico del mundano y viceversa; ayudados de personajes -reales- históricos franceses, Nicholas y Perenelle Flamel (¿Quieres saber la surreal historia de esta pareja?, Da clic aquí) con su libro mágico de Abraham el Mago. Y muchos otros nombres que reconoceremos al avanzar en la Saga como son Juana de Arco, Shakespeare, Bill el Niño, y más; y personajes mitológicos de diferentes culturas como Marte, Quetzalcoatl, Isis y Osiris, entre otros.

Esta lectura es muy fácil de llevar, el lenguaje es ligero -no cansa para nada- y la historia te va adentrando tanto que siempre quieres más. Además de transportarte a cada uno de los lugares narrados como la prisión de Alcatraz en San Francisco o los túneles de París.

Si te gusta este estilo de lectura, la mitología o la historia, te dejamos esta excelente recomendación de amor en familia, amigos, valentía y aprendizaje.

Encuentra la Saga completa en Gandhi – Los Secretos del Inmortal Nicholas Flamel

Por Ana Pau Bermúdez

 

Sí, arriésgate. Esa es siempre la respuesta

Mucha gente le tiene miedo a enamorarse, aunque en el fondo es lo que más quisiera. Todos alguna vez hemos sentido el corazón alborotado y mariposas en el estómago por alguien y también hemos padecido de corazón apachurrado y una patada en el estómago de parte de alguien.  Sin embargo, cuando estamos enamorados nos sentimos más vivos que nunca, motivados, ilusionados, entusiasmados y por lo mismo, poderosos.

Cada experiencia que tenemos en la vida nos va marcando de alguna forma, pero la manera en que nos reponemos a las cosas difíciles es la que nos sigue abriendo nuevos caminos, porque mucho o poco tiempo, las cosas siempre terminan en el momento exacto. Y es justo así como otras inician.

Quien se queda con miedos y resentimientos solo puede seguir abriendo cierres de pantalón. Pero quien se queda con su propio enamoramiento y se da cuenta de cuánto crece al sentir amor, siempre logra abrir más corazones y quedarse para siempre en ellos.

rope-1469244_1920

Hay personas que cuando empiezan una relación van, como se dice coloquialmente, “midiéndole el agua a los camotes” disque para no salir lastimadas, ese es y ha sido mi caso… realmente soy muy cuidadoso y escéptico ante el amor. Y ahora creo que eso es absurdo, porque si apareció la persona que te enciende y alborota por dentro y por fuera, no lanzarte con todo es el mayor desperdicio en la vida.

Primero porque aunque alguien ajeno a ti te provoque o despierte amor, quien lo siente, disfruta y se transforma con él es uno mismo. Entonces, siempre vale la pena enamorarse. Además, por más entusiasmado que llegue a estar uno por la otra persona, si sientes que te están poniendo a prueba, por lo menos yo abandono la competencia. No me gusta que me traten como “ratita de laboratorio”.

Todos pasamos buenos y malos momentos en el amor, los que se consideran intensos, apasionados, cachondos y enamoradizos, siempre son más susceptibles a salir lastimados, sin embargo, siempre son personas más felices que los que “creemos” vivir controlando nuestras emociones y sentimientos.

heart-762564_1920

Uno se debe entregar por completo porque la otra persona se lo merece, porque por parte de ambos cuesta superar nuestros miedos, recuerdos, traumas e inseguridades del pasado ¿y qué necesitamos para hacernos más fácil el proceso? un corazón, una emoción, unos brazos y un cuerpo dispuestos a protegernos, a hacernos sentir un calor y un olor nuevo que milagrosamente se vuelva el remedio que nos haga olvidar para volver a creer. Cuando solo una de las partes se entrega, la otra no olvida sus miedos. Cuando los dos se avientan con todo, la vida toma sentido por sí misma. Esa energía, esa ilusión en dos miradas, esos cuerpos desenfrenados y esa pasión latente hace temblar nuestro mundo y le inyecta alegría a la vida de otros al toparnos cruzando la calle con una sonrisa de oreja a oreja y un semblante descarado de amor y confianza.

bugs

Creo que en el lograr soltar el pasado y abrazar el presente radica “la magia de coincidir”, de coincidir con el alma y el corazón de otra persona.

Cuando la otra persona no se entrega por completo, no logra borrarnos tantas historias dolorosas que, sin darnos cuenta, se han quedado en nosotros.


Uno puede entusiasmarse por alguien sin lograr entregarse. Es muy fácil tener sexo con alguien cuando sabes que lo único que van a involucrar es lo que traes del ombligo para abajo. Pero cuando sientes química y atracción por otra persona, quizás todo funcione menos lo que tienes del ombligo ´pa abajo. ¿No les ha pasado?

A mi sí.  Sentir algo muy fuerte por la otra persona y desesperarte porque lo único que se te para cuando te vas a la cama es el corazón… #noesdedios. Entonces empieza un “mal viaje personal” de pánico y el darle vueltas y vueltas a eso en la cabeza, nos hace que todo vaya empeorando. Si eso te ha llegado a suceder o si justo en este momento andas con estas historias, como amigo te puedo decir una cosa: no te preocupes. Si no se te alborotan al mismo tiempo el corazón y lo que traes debajo del pantalón, entonces esa no es la persona indicada como pareja para ti. Pero si te llega a suceder y la otra persona te llena de ternura, de besos, te abraza y te dice: “no importa, ya iremos descubriendo juntos cómo relajarnos y hacernos funcionar perfecto”, seguramente su mirada transparente será la que te haga sentir el orgasmo más grande de tu vida. Y ese orgasmo llegará tan dentro de ti que logrará borrar los miedos que ni siquiera recordabas.

Así que a entregarnos con todo y a ir desencantando “sapos asustados” para convertirlos en los príncipes o princesas que tanto estamos buscando.

Y así como me balconeo de lo pinche, también les presumo que hoy he vuelto a sentir, después de casi 7 años de ausencia, ese sentimiento de sí querer estar con alguien, ese sentimiento de que sí merezco algo sincero, y ese sentimiento de que puede ser que la vida acompañada de alguien sea mucho mejor. Y no me mal interpreten, sigo soltero…pero ahora con la visión de que este grinch del amor ( o sea yo) está dispuesto a arriesgarse cuando llegue la persona que realmente vaga la pena. ¡Cómo te puede cambiar la perspectiva de algo en escasas semanas ¿no? Porque cambiar de opinión es uno de los pocos lujos que pienso seguir dándome toda la vida.

love

Nos leemos en no se cuántos momentos de romance..

¡Qué rica manera de medir el tiempo y la vida!

Por Carlos Montiel

Hablando de “Silver Linings” (o “Resquicio de Esperanza”)

Hace unos meses,  mi hermano tuvo un grave accidente que casi le quita la vida. Viviendo lejos, mi familia y yo tuvimos que hacer la vida que conocíamos a un lado y después de que la gravedad pasó, debimos re-adaptarnos a nuestra nueva vida. No ha sido fácil.

Pero tampoco “imposible”.

Muchas personas se lamentan diciéndonos que es una pena que hayamos tenido que pasar por tanto, “sienten” pena por la -ahora- discapacidad de mi gemelo (quedó invidente y sin olfato), y con las mejores intenciones, nos dicen cosas como el que “desearían que esto jamás nos hubiera pasado a nosotros”. Pero así es la vida, los accidentes pasan.

Los accidentes no tienen nombre ni apellido, no tienen credo, no tienen sexo y tampoco edad, los accidentes no escogen.

fog-1209205_1920

Quiero compartirles que lejos de estar lamentándonos por lo sucedido, con el alma hecha pedazos o deprimidos, la situación de mi hermano ha traído muchas bendiciones a nuestras vidas… 

Hoy ya no puedo decir que cambiaría lo que pasó porque es imposible, la vida pasa, la vida te cambia y el pasado no lo hace, lo que nos queda es enfrentarlo, tomar la mejor actitud y empezar una nueva vida con este cambio.

¿Que la vida nos cambió?

¿Para mal? Depende de nosotros, ¿Quién dice que un accidente te arruinará la vida?… ¿Y si es para mejorarla?

sunset-691848_1920

Mi hermano, desde que comenzó a tener conciencia me decía algo muy cierto: No hay que preguntarnos “¿Por qué pasó?”, la pregunta correcta es “¿Para qué?”.

En ese momento no entendí en su totalidad la gran lección que me estaba dando, ahora lo sé. Uno es dueño de su propia vida, y aunque no puedes controlar lo que pueda pasar en este viaje, puedes controlar la actitud que tomas ante las cosas, y lo que mejor te definirá, será la actitud que tomes ante la tragedia

En una entrevista para televisión sobre el caso de mi hermano, me dio otra gran lección mientras platicaba con los reporteros. Por cultura y la educación que tenemos, cuando sabemos que alguien cercano a nosotros tiene una pena, generalmente decimos cosas como “Lo siento”, “estoy contigo en tu sufrimiento”,  y “comparto tu dolor”.  Sin embargo, mi hermano expresó que en lugar de compartir la pena, deberíamos empezar a compartir nuestra fortaleza. ¿Cómo? La persona ya está en pena, vive un sufrimiento, y aunque sean “palabras de apoyo”, la energía ideal para compartir será nuestra fuerza: “En tu dolor, quiero compartirte mi fortaleza”.

friends-1305245_1920

Nuestra vida no era perfecta, no conozco la vida perfecta de alguna persona, sin embargo, gracias al accidente, hemos aprendido a apreciar hasta la cosa más pequeña que nos rodea, tantas cosas que damos “por hecho” como el cariño de las personas a las que “estamos acostumbradas”, el tener techo, comida, educación y trabajo, o cosas más simples como el poder oler una rosa.

Gracias a que nuestra vida nos cambió, hemos conocido gente maravillosa, nos hemos rodeado de más amor del que hubiéramos podido imaginar, hemos recibido ayuda de personas que jamás nos habían visto, palabras de apoyo, acciones de apoyo, y sobretodo, nos hemos dado cuenta de qué tan fuertes podemos ser.

hands-423794_1920

El haber sobrevivido en familia con nuestra “tragedia”, nos ha demostrado que absolutamente TODO se puede en esta vida, que nuestros problemas siempre fueron pequeños, y que siempre, siempre, siempre, lo más importante será, no sólo la vida, sino, aprender a vivirla al máximo.

A pesar de la fuerte situación vivida, la angustia, la pena y las lágrimas, no puedo estar más agradecida por el regalo de la vida, y con la mejor actitud, creo firmemente que esta tragedia nos llenó de bendiciones.

Para ayudar a la rehabilitación de mi hermano, entra a https://www.gofundme.com/prayforgerry

Ana Pau Bermúdez

NO, no todos los hombres son iguales

NO todos los hombres son iguales.

No hay sentimiento más liberador que cuando te das cuenta que no todos los hombres son iguales…

Yo era de esas intensas que juraban que todos los hombres eran iguales, unos patanes con miedo al compromiso, que no podían con una relación seria, que no sabían ser ya románticos ni detallistas, pero PUM llegó el día donde conocí a esa gran excepción.

bridge-1038830_1280

Comenzaré diciéndoles que estuve soltera 3 años, salí con tipos que de alguna forma tenían el mismo perfil (PRIMER ERROR), tenía un amigo que siempre me decía que tenía que darme chance de salir con alguien completamente diferente que ahí iba a encontrar lo que estaba buscando y clarooooo que no le hice caso por mucho tiempo ja!

Creo que todas caemos en ese mismo perfil, analicen sus últimas relaciones y les puedo jurar que todas coinciden en algo y seguramente ese algo es un BIG PROBLEM. No sé porque nos da miedo a experimentar y conocer gente nueva, personas que de alguna forma sean diferentes a lo que estamos acostumbradas.

Ahora les cuento mi GRAN descubrimiento, mi actual novio es por mucho muy diferente a lo que estaba acostumbrada, en todos los sentidos, debo confesar que en otra etapa de mi vida no hubiera ni volteado a verlo. Les juro que él despertó en mi mucha pero mucha curiosidad, era taaaaaan lindo que para mí no era normal.

car-731122_1920

Yo soy muy familiar y eso es algo que siempre me llama la atención de un hombre, soy muy fijada en cómo se lleva con su mamá y si tiene hermana pues con su hermana, siempre pero siempre pongan atención a eso, imaginen, si trata mal a su mamá o es grosero con ella ¿por qué no sería igual con ustedes?

Mi perfil eran esos niños bad boys, más grandes que yo y por alguna razón casi siempre con un issue familiar (ahora que lo leo me doy poquis oso jaja), mi novio es TODO lo contrario, si tiene medio look de bad boy jajaja, es de mi edad, cero problemas familiares, de hecho su parte familiar es de las cosas que más me gustan, si vieran como se lleva con su mamá les juro que se mueren de amor.

couple-437987_1920

Es un niño MUY detallista, siempre me deja una notita o un dulce, me manda mensajes todas las mañanas y todas las noches, me lleva flores, siempre me recuerda lo mucho que me quiere, siempre me dice que soy la más bonita, siempre me anda chuleando, me abre la puerta del coche ;), siempre me dice lo afortunado que se siente de tenerme con él, siempre me inspira y me empuja a seguir adelante, les juro que no hay día que no me derrita de amor con todo lo que es y lo que hace.

Ahí es cuando me di cuenta que no todos los hombres son iguales, lo que es una realidad es que hay hombres a los que les importas y a los que no, aquel que te quiere y quiere estar contigo hace todo por demostrarlo, hace todo porque te sientas segura (con él jamás tengo dudas, ni miedo), no tiene necesidad de ser un patán ni de hacerse el machito.

Nuestro error es conformarnos, cerrarnos, ¿por qué no nos damos chance de conocer a alguien sin guiarnos prejuicios o seguir nuestro “perfil” de niño? ¿Por qué no nos creemos que merecemos al tipo más chingón del mundo porque nosotras somos las mujeres más chingonas?

young-couple-1031642_1920

Sí niñas, si existen los hombres caballerosos, atentos, sí existe ese hombre que quiere estar contigo, sí existe ese hombre que no es un patán y ese hombre que hace que no te preocupes por sus “amiguitas” porque te da tu lugar. Sólo dejemos de buscar en el mismo lugar “si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo” si siguen buscando en el mismo lugar, si nos aferramos a ese “perfil” de chavo, si seguimos idealizando entonces seguiremos diciendo que todos los hombres son iguales y no nos dejaremos conocer a esa excepción que anda por ahí esperando por ti.

 Por Aline Matamoros