La razón de alzar la voz tras el incidente del restaurante que negó acceso a ciego por su perro guía

Como he comentado anteriormente en el blog ( Carta que ocasionó el accidente de mi hermano, Lo que hemos aprendido, Hoy hace 6 meses, volví a nacer), mi hermano mellizo Gerardo quedó ciego a raíz de un accidente de tránsito ocurrido en abril del 2016, después de un largo proceso de recuperación -que aún continúa- hoy está enfocado en rehacer su vida con esta nueva discapacidad visual y a generar conciencia y educación sobre este tema.

Hace menos de un mes tuvo la enorme satisfacción de recibir un perro guía Labrador Retriever llamado Lancelot, a través de la Escuela para Entrenamiento de Perros Guía para Ciegos I.A.P, quien le ayuda a desempeñar sus actividades cotidianas de una manera más independiente y le ha generado más seguridad (conoce la función de un perro guía aquí). Sin embargo, no todos estamos preparados y educados sobre este tema, y no es que seamos malos, tiranos o villanos, si no que no conocemos el tema, no sabemos las leyes y no entendemos la importancia.

Yo me consideraba una persona tolerante e incluyente, sin embargo, a raíz de que mi hermano se convirtió en una persona con discapacidad, me di cuenta de la gran ignorancia que tenía sobre este tema, y no por mala onda, simplemente porque no tenía la necesidad de informarme al respecto, de ponerme en los zapatos de alguien ciego o sus necesidades (independientemente de ayudarlos a cruzar alguna calle).

Lamentablemente a nuestro país aún le falta mucha empatía en este tema, y aunque somos más los buenos y quienes queremos hacer un cambio, la realidad es que al no tener un escenario cercano a una persona con discapacidad, vivimos con una venda en los ojos. Son muchos los establecimientos que nos han puesto un “pero” al querer ingresar a comprar despensa, tomar un café o comer, después de una cansada y repetida conversación acerca de las leyes de protección al discapacitado, nos han dejado entrar, pero siempre ha sido incómodo.

Quiero destacar que hay otros establecimientos (pocos) que sin pensarlo dos veces le han dado a Ger un trato digno, incluso preocupados porque Lancelot esté cómodo. (Los amamos CPK)

El pasado 2 de enero Ger fue con una de sus amigas a un restaurante mexicano llamado El Bajío – Paseo Acoxpa en donde le fue impedido el paso debido a que llevaba a su perro guía, Lancelot, a pesar de explicarles que él era una persona ciega y que lo necesitaba, que no era una mascota y sacar los papeles que lo comprobaban como lazarillo, los empleados del lugar se negaron y después de un largo momento, lo condicionaron a estar en la terraza, en donde por cierto, hacía frío. Así que humillado y molesto, se retiró del lugar.

Por lo que hicimos una denuncia pública vía Facebook a través de un video en donde Ger explica lo sucedido y así, voltear los ojos de México a una situación que miles de personas con discapacidad (cualquiera que sea la discapacidad) viven día a día a través de la discriminación.

La denuncia también se hizo ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

“Cuando hice la denuncia es lo que pedí, no quería nada económico para mí, tampoco fama, solo que esto sirva para mejorar la inclusión, para que México sea para la gente con cualquier tipo de discapacidad“, dijo Gerardo Bermúdez a CNN en Español.

(Ver también “Las personas con discapacidad no son idiotas ni incapaces“)

Nuestra intención no es satanizar al restaurante, o linchar a empleados que ni la deben ni la temen, mucho menos queremos pérdida de empleos, queremos crear conciencia y que este y demás establecimientos, capaciten y humanicen a sus trabajadores, que nuestro país se eduque acerca de a inclusión, que seamos más tolerantes.

El Gerente de cadena de El Bajío se disculpó vía telefónica con Gerardo y aseguró tomar las medidas correspondientes para que no vuelva a suceder. La humillación ya está hecha, sin embargo esperamos de corazón que no vuelva a pasarle a nadie más.

En tan solo algunas horas, la denuncia se ha compartido más de 14 mil veces en Facebook, logro ser Trending Topic en Twitter, contamos con la difusión de difernetes medios de comunicación, artistas, personas públicas y gente que no nos conoce y nos ha apoyado incondicionalmente, a ellos:

Gracias a todos: medios de comunicación, reporteros, quienes se dieron el tiempo de ver el video, quienes lo compartieron, quienes comentaron, quienes nos han defendido, quienes han sido respetuosos, gracias por el apoyo que nos han brindado, son parte de la familia de la inclusión, gracias por esos corazones gigantes, por alzar la voz no sólo por Gerard Bdz, sino por miles de personas con discapacidad (cualquiera que sea) que viven rechazo, discriminación y olvido diariamente. De corazón, gracias.   

Por Ana Pau Bermúdez 

Ve las notas en:

Sopitas – Le negaron el acceso en un restaurante de Acoxpa por llevar a su perro guía

CNN en Español – Restaurante que negó entrada a joven ciego tomó esta medida tras el incidente

El Universal – Restaurante discrimina a joven con perro guía

López Dóriga – Discriminan a joven con discapacidad visual en restaurante

Uno TV – Restaurante discrimina a joven acompañado de perro guía en CDMX

SDP Noticias – Denuncia discriminación en restaurante de Coapa

Chilango – Va con su perro guía a un restaurante y le niegan la entrada

El País (Verne) – Un restaurante prohíbe la entrada a un joven ciego por llevar un perro guía

Sin Embargo MX – Joven con discapacidad visual denuncia discriminación en un restaurante de la CdMx (VIDEO)

La neta noticias – Discrimina restaurante a comensal invidente acompañado de perro guía (Video)

Siempre 88.9 – Discriminan a invidente en restaurante

La Primera Plana – Discriminan a un joven por ir con su perro guía en la CDMX (VIDEO)

Grupo Fórmula – El Bajío prohíbe la entrada a persona invidente con perro guía

 

Cómo debes comportarte ante una persona con discapacidad

La mayoría defendemos la idea de que las personas con discapacidad deben tener los mismos derechos y oportunidades que cualquiera.

Sin embargo, si nosotros no hemos tenido la oportunidad de convivir de cerca con una persona discapacitada, la realidad es que no sabremos cómo tratarlas.

Muchas veces, como seres humanos empáticos, tenemos la costumbre de tratar a un o una discapacitada con mucha delicadeza, con temor a herirles o como si fueran inútiles. Y no lo hacemos de mala fe, al contrario, lo que queremos es ayudar.

Pero, ¿qué creen?

No son jarritos de Tlaquepaque… bueno, algunos sí, sin embargo, no necesitan que el mundo les esté recordando lo frágil que pueda ser su salud. Nada de diminutivos: sordito, cogita, cieguito, malito. Son personas con discapacidad, ciego, sordo, mudo y ya.

La clave es siempre tratarlos como lo que todos somos: personas.

Para empezar a incluirlos, primero debemos cambiar la manera en cómo nos comunicamos, de esta forma, nos transformaremos en una mejor sociedad.

Conoce:

  • Su nombre
  • Sus gustos
  • Aficiones
  • Fortalezas

No los tratemos diferente y date la oportunidad de conocerlo(a).

¡Por un mundo inclusivo!

PorAna Pau Bermúdez

Las personas con discapacidad no son idiotas ni “incapaces”

La mayoría de nosotros, no sabemos tratar a las personas con discapacidad. Es una realidad.

Si no tienes una continua convivencia, o -lamentablemente- alguien cercano a ti sufre repentinamente algún accidente que cambia su vida, nosotros no contamos con la educación necesaria para tratar a estas personas. Y no te sientas mal, no es tu culpa, es una sociedad que poco se educa en la materia.

Muchos de nosotros -espero- al tener proximidad con una persona con discapacidad, tratamos de ser empáticos y ayudar en la medida de lo posible, sin embargo, no siempre decimos las palabras adecuadas o bien, actuamos de la mejor manera.

Pongo en la mesa mi caso, hace exactamente un año, una persona cercana a mi tuvo un accidente que lo dejó sin el sentido de la vista y el olfato. Debido a la gravedad y que la mayor lesión fue en el cerebro, tuvo y ha tenido que tomar muchas terapias y rehabilitación para reincorporarse a la vida. No ha sido fácil, no es sencillo para él y sí, para algunas cosas, necesitará ayuda de alguien más -no pondré la palabra “siempre” ya que creo firmemente en que se puede lograr una independencia completa- la mayor parte del tiempo.

¿Cuáles fueron las primeras reacciones hacia él?

Para empezar, tenemos esa enorme necesidad de tratarlos como si fueran “Jarritos de Tlaquepaque” , con miedo a que se vayan a lesionar o como si no pudieran hacer el más mínimo esfuerzo.

Con todo el amor del mundo -cabe mencionar- comenzaron a tratarlo como si fuera un niño pequeño aprendiendo a caminar, también, hubo un extra consentimiento (apapacho) hacia su persona al punto de decirle a la familia que hiciera cosas por él (como pedir comida) que él puede hacer por sí mismo, por decir algunos ejemplos.

¿Qué pasó? la persona afectada comenzó a sentir que la gente lo veía como un inútil.

Antes que nada, hay que valorar la situación: qué discapacidad tiene. Si tenemos la confianza con la familia, conversar  informarnos acerca de las terapias que ha llevado y cómo podemos ayudar, o bien, preguntarle directamente a la persona cómo podemos ayudar.

En algunos casos, como el de mi familiar, existe un lenguaje corporal específico para brindarles ayuda en los traslados, por ejemplo, el tocar con los nudillos su mano izquierda para que sepan que estamos a su lado esperando asistirlos, la persona invidente nos hará saber si necesita o no su ayuda; en caso de requerirla, nos tomará por el codo. En ésta situación, debemos caminar normal -la persona se guía también con su bastón o perro de asistencia- y en caso de pasar por un lugar angosto -en donde quepa una sola persona- debemos doblar nuestro codo en la espalda y la persona invidente sabrá que debe caminar tras nosotros.

A veces nos olvidamos que estas personas han pasado por muchas terapias para lograr estar en donde están, por lo que a veces no se toman tan bien el que queramos asistirlos en cosas que pueden hacer. Para evitarnos esta situación, debemos tener el valor de preguntar si necesitan nuestra ayuda. Sin pena.

Y recuerda, no dejes de querer ayudarlos, es importante darles autonomía e independencia, pero también, que se sientan incluídos en esta sociedad y que nos importa.

Gracias.

Por Ana Pau Bermúdez

 

Los ojos de quién no ve: Así nacen los perros guía

También llamado  perro lazarillode asistencia o de servicio, un perro guía  es un perro adiestrado para guiar a personas ciegas o con deficiencia visual grave y ayudarlas en la vida cotidiana.

El perro guía es uno de los tipos de perros de asistencia que existen, posiblemente el más antiguo y más conocido. En México, es el único perro de servicio reconocido legalmente hoy en día, y gracias a esto, tiene privilegios como la aceptación obligatoria en el transporte público.

Pero no siempre fue así, fue hasta 1988 cuando Silvia Lozada, Licenciada en Derecho e invidente desde los 3 años de edad, quiso fundar una escuela de entrenamiento para perros guía que de igual manera apoyara a las personas ciegas.

Desde pequeña, Silvia Lozada tuvo la necesidad de trasladarse por su cuenta y ser independiente a pesar de su deficiencia visual, sin embargo, sabemos de primera mano que nuestro país no se caracteriza por tener calles, banquetas o educación vial impecable, por lo que el uso del bastón no le era suficiente para trasladarse con la seguridad que necesitaba.

Debido a la falta de instituciones que ofrecieran el servicio de asistencia con perros guía en México, Lozada tuvo que trasladarse a la ciudad de Michigan y solicitar este apoyo en la escuela Leaders Dogs for the Blind (Perros líderes para ciegos); aquí Silvia logró encontrar un equilibrio de independencia en su vida, y decidió compartir sus beneficios en México abriendo la Escuela para Entrenamiento de Perros Guía para Ciegos I. A. P., la primera escuela de perros guía e inclusión para ciegos en México y América Latina, constituida hasta 1995.

“Eso me hizo querer ayudar a mis compañeros y quería que, como yo, tuvieran el apoyo de un perro guía! – Silvia Lozada.

Para el control de los deficientes visuales, el perro debe ser capaz de percatarse de los peligros eventuales para la persona invidente como son las barreras arquitectónicas -urbanas-, por lo que se requiere que el perro tenga alta inteligencia y un buen nivel de entrenamiento -por esta razón la raza de perro seleccionada específicamente para perro guía, son Labrador y Golden, quienes por sus características, pueden ser entrenados de mejor manera- .

A pesar de que los perros pueden ser entrenados para evitar varios obstáculos, no son capaces de distinguir colores como el verde y el rojo, de forma que no pueden interpretar un semáforo, por lo que también se debe educar a las personas con deficiencia visual.

Han sido 28 años desde la fundación de esta escuela que ha trabajado donando perros guía y brindando rehabilitación a personas con discapacidad visual ayudando a que los usuarios vivan incluidos en la sociedad: estudien, trabajen, acudan al cine, hagan deporte, etc.

Selección y vida del perro guía

  1. Nacimiento:

En el departamento de partos de la veterinaria de la escuela, nacen los cachorros de perros seleccionados específicamente para criar. Las razas que se emplean son el labrador retriever, golden retriever, flat coated y los cruces entre ellos, por ser los que mejor se adaptan a diferentes entornos y situaciones.

2. Familia adoptiva

Antes de cumplir 2 meses  de vida son entregados a una familia voluntaria que se encargará, durante un año, de cuidar y mantener al cachorro, así comienza su período de socialización, acompañando a la familia a sus actividades cotidianas para acostumbrarse a todo tipo de ambiente (transporte público, restaurantes, cafés, etc.).

3. Entrenamiento del perro

Después del año con la familia cuidadora, los perros vuelven a la escuela de formación para prepararse.  Aquí aprenden a comportarse como perros guía: no dar jalones, acostumbrarse al arnés y desplazarse en línea recta y sortear obstáculos de la vida cotidiana.

4. Eligiendo a su humano

El perro está preparado para ser asignado a un usuario para ser su compañero y sus ojos. A lo largo de esta etapa deberán pasar analíticas y reconocimientos veterinarios cada seis meses.

5. Jubilación:

El servicio de estos perros es de un máximo de 12 años. Al cabo de ese tiempo se hace una revisión para ver en qué situación están, si hay falta de seguridad en el desplazamiento ya es motivo de jubilación, o también por cuestiones de salud. Una vez jubilado, el perro puede continuar viviendo con el usuario, que pasaría a ser su dueño, ser adoptado por una familia o regresar a la Fundación, donde son atendidos y cuidados.


Para poder lograr este proceso, como muchas otras ONG, la escuela de perros guía debe generar sus propios recursos y reciben donaciones. Desde 2002, por la falta de donativos, abrieron un hospital veterinario al público, venden productos para perros y promocionales de la escuela para poder ser autosustentables.

Lamentablemente la Escuela para Entrenamiento de Perros Guía para Ciegos I. A. P. está pasando por una etapa extremadamente difícil, el día 13 de marzo de 2017, se notificó que se revoca el permiso administrativo temporal revocable de uso del inmueble, derivado de una visita de la Contraloría Interna de la Oficialía Mayor del Gobierno de la CDMX, por “venta de accesorios y alimento para perros, servicios generales para perros”.

Si quitan las instalaciones SE DARÁ UN PASO ATRÁS EN LA INCLUSIÓN DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD VISUAL, nuestros usuarios y perros guía se quedarán sin atención y terminarán con un proyecto que por más de 20 años se ha mantenido en pie para mejorar la vida de personas con discapacidad visual.

 El Estado no brinda estos servicios a personas con discapacidad visual.

Te pedimos tu apoyo firmado esta carta de petición de la DONACIÓN del inmueble que por casi 20 años hemos ocupado para devolver a personas ciegas o con baja visión su autonomía de Change.Org.

¡No permitas que la PRIMERA ESCUELA DE PERROS GUÍA en América Latina desaparezca!

Por Ana Pau Bermúdez