¡Uno de los 10 mejores museos del mundo está en la Ciudad de México!

¡Estamos hablando del Museo Nacional de Antropología e Historia! Así es, este museo es el legado que dejaron las culturas prehispánicas que han hecho de este museo uno de los 10 mejores de mundo.

Con más de 50 años este recinto tiene mucho que contar: ha sido reconocido internacionalmente por su belleza arquitectónica, sufrió un robo, se ha adaptado paulatinamente a los cambios tecnológicos e incluso algunos mitos rodean a una de sus piezas distinguidas.

El museo es uno de los más importantes en el tema de las civilizaciones antiguas. BBC News lo reconoció con el primer lugar de los museos más emblemáticos de América Latina, para hacer esta lista los periodistas británicos tomaron en cuenta su relevancia, el valor de sus piezas y las 2.3 millones de visitas que el espacio recibió este año; una cifra histórica; y Trip Advisor lo colocó en el lugar 9 en sus premios Travellers ‘Choice para los mejores museos del mundo, dos puestos abajo del Louvre de París.

El MAH alberga piezas de valor incalculable, como el calendario azteca, una máscara de Jade de Pakal (perteneciente a la cultura maya), el mural “dualidad” de Ruffino Tamayo y obras de Leonora Carrington en las que se plasman las culturas mayas; además de que la arquitectura del lugar también es digna de destacar.

Dato curioso:

1. El monolito de Tláloc, escultura prehispánica del dios de la lluvia -de más de 165 toneladas y siete metros de altura-, atribuido a la cultura teotihuacana llegó a la Ciudad de México el 16 de abril de 1964 procedente de San Miguel Coatlinchán, municipio en el Estado de México donde fue desenterrado de la barranca de Santa Clara. Se cuenta que a su entrada a la Ciudad de México coincidió con un torrencial aguacero que inundó varias colonias, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

2. La fuente, diseñada en 1964 por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, es considerada un hito de la ingeniería y la arquitectura mexicana, ya que está construida con una columna principal de concreto armado y una losa que se sostiene con 20 vigas radiales de acero y 80 tensores, los cuales forman la techumbre de cuatro mil 500 m2. El acabado de la cara inferior está realizado con perfiles de aluminio, formando el plafón, cuya altura en la parte central es de 12m y 17m en la parte distal. Este elemento es además una fuente invertida por la que corre una cortina de agua que circunda la columna.

Si aún no lo conoces, ¿qué esperas? es una visita increíble llena de aprendizaje, belleza y cultura.

¡Súper recomendado!

Ana Pau Bermúdez

¿En donde nace la costumbre de poner Árbol de Navidad?

¡Amamos la Navidad!

Una de las características que más representa la época navideña es el brillante, colorido, vivo e iluminado árbol de Navidad. Algunas familias tienen la costumbre de reunirse y realizar una pequeña convivencia mientras colocan el árbol entre todos, se bebe ponche -bueno, así es en mi casa y es delicioso-, se ponente villancicos y finalmente se coloca la estrella o ángel que va en el pico del pino.

christmas-830460_1920

¿Pero saben en dónde nace ésta costumbre?

Hay versiones variadas e inciertas sobre el nacimiento de ésta tradición, sin embrago, una que muy sonada y repetida en muchas de las historias, es que tiene un origen en Europa central, en donde se empleaban árboles para representar Dioses; por ejemplo, coincidiendo con la fecha de la Navidad cristiana, celebraban el nacimiento de Frey, dios nórdico del Sol y la fertilidad, adornando un árbol llamado Yggdrasil -Árbol del Universo-, del cual se creía que en su copa se hallaba el cielo y en las raíces profundas se encontraba el infierno.

yggdrasil

Ahora vamos a la parte religiosa:

Ya bien sabemos que hubo una colonización cristiana en prácticamente todo el mundo, así como a nosotros nos quitaron a Quetzalcoatl, a los nórdicos les tocó con sus deidades, entre ellos el más importante: Odín, guardián del árbol del Universo -el Zeus para los griegos-, y fue precisamente un obispo llamado San Bonifacio, evangelizador de Alemania, que entre los años 680 y 754, decidió acabar con el Yggdrasil cortándolo con un hacha y en su lugar plantó un pino que según representaba el amor de Dios familiarizado con la costumbre popular de meter en las casas una planta de perenne en invierno.

christmas-trees-1042542_1920

Con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo. Se cree que el primer árbol de Navidad, tal y como lo conocemos en la actualidad, apareció en Alemania en 1605.

christmas-1044474_1280

“En invierno, el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere es, por tanto, que la vida es ‘siempre verde’ si se hace don, no tanto de cosas materiales, sino de sí mismo: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca” – Juan Pablo II, Audiencia, 19 de diciembre de 2004.

Ver también Significado de los Adornos del arbolito navideño

Por Ana Pau Bermúdez