Hoy, hace 6 meses, volví a nacer

Hoy se cumplen exactamente 6 meses del accidente que me revivió. Así es, un evento que me ayudó a nacer de nuevo, a ser mejor.

Como muchos en este grupo sabrán, el 17 de abril de este año tuve un fuerte accidente en moto que –no es cliché- pero me quitó la vida. Todo por la imprudencia de una persona que no supo estar al volante. Amigos, familia, conocidos y gente a la que pueda llegarle este mensaje: El “Maneja con precaución” no es una frase hecha sólo para molestar o irritar a un conductor, es verdad que en esta época muchos de nosotros vivimos a la carrera tratando de hacer el menor tiempo posible para llegar a nuestros respectivos compromisos, pero debemos tener una fuerte educación vial que HAGA CONSCIENCIA y nos ayude a salvar vidas. Por ahorrarnos unos segundos, podemos cambiar la vida de alguien para siempre. Seamos cuidadosos, seamos prudentes, seamos conscientes.

 dsc_0085

Yo sigo aquí. Primero que todo, gracias a Él, gracias a Dios porque contra todo pronóstico él pudo regresarme a la vida, porque Él lo puede todo y sólo Él tiene la capacidad de cambiar el rumbo que cualquier Ciencia pueda dictar. En segundo lugar, gracias al excepcional trabajo de grandes Doctores del hospital UC Irvine Medical Center y al cuidado de amorosos y excelentes enfermeros y terapeutas; hoy estoy aquí… más vivo que nunca.

mama-ger-sandy

Y, aunque haya perdido mi vista “física”, puedo ver mejor que antes, veo más colores en la vida y en las personas, veo más luz.

No puedo negar que ha sido un proceso bastante difícil desde el momento en que desperté a mi nueva vida; primero tuve una psicosis que afortunadamente no recuerdo, dolores agonizantes y varios meses de una terapia que me ha llevado al como estoy el día de hoy.

Hace 6 meses estuve en la lista de morgue por dos semanas, en coma 22 días y sin probabilidad de tener una vida digna. Hoy puedo pensar y me atrevo a decir que mucho más claro que antes, tal vez no pueda ver una cara, o un paisaje con mis ojos… pero puedo ver el alma… “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos” – El Principito.

dsc_0017

Mis heridas físicas van sanando cada día más, ya no tengo fracturas, ya no necesitan operarme nuevamente y en mis citas médicas se confirma que mi estado de salud mejora día con día.

El accidente puede que tenga un “por qué” eso no lo sé, pero me gusta pensar en un “para qué”, a raíz de esta situación, mi familia y yo conocimos un lado de la gente que no sabíamos que existía, la compasión.

El amor tan grande de desconocidos que se unieron en rezos y oraciones en diferentes credos aclamando al mismo Dios. ¿Para qué? Esa es una de mis respuestas… independientemente de los matices de cada religión, el amor por Él es el mismo.

gerryseyes

Quiero hacer un agradecimiento especial a mis tíos Jesse y Elena, quienes en el momento del accidente no eran tan cercanos con mi familia y conmigo, sin embargo, no dudaron en abrirnos las puertas de su casa, y sobretodo… nos abrieron las puertas de su corazón, me trataron como a un hijo. Tíos, ustedes son uno de los regalos que Dios me envió a raíz del accidente, estoy agradecido y los amo.

No tengo palabras suficientes para agradecer a mis papás y a mi hermana gemela, quiénes dejaron toda su vida en México para viajar a otro país y estar a mi lado, independientemente de cual fuera la elección de Dios. Ellos me dieron una gran lección de vida y estuvieron conmigo en los momentos en que más los necesité; yo sé que la familia no se escoge, pero si pudiera hacerlo, los escogería a ustedes. Su corazón, su entrega, su paciencia y su amor.

En el hospital varios enfermeros y doctores me dijeron que ese amor no se ve mucho en pacientes terminales, y que consideran que es un gran factor de mi recuperación, esa energía tan bella que me transmitieron día y noche, esa paz… Gracias por estar a mi lado y renacer conmigo.

mama-papa-hermana

Finalmente y no menos importante, quiero dar las gracias a todas y cada una de las personas que me apoyaron desde el día uno con sus oraciones. Dios los colme de bendiciones.

CONSEJO: La vida, amigos míos, se va en un abrir y cerrar de ojos, no hay más verdad que esa. Por eso, aférrate a las cosas, personas y situaciones que te hagan feliz, busca hacer cosas nuevas, salte de la rutina, aprende a vivir. La vida es un regalo más valioso que todo el oro del mundo, cuídala y aprovéchala.

“No creo en Él porque lo veo, lo veo porque creo en Él.”

Los quiere, Gerry.

img_0344

Por Gerardo Bermúdez

Carta a la persona que provocó el accidente de mi hermano

No sé qué pensabas esa mañana en cuanto despertaste, tenías prisa… alguna junta importante, quizá entrevista de trabajo, algún examen, un compromiso urgente… o tal vez corrías al hospital para ver a alguien cercano a ti que estaba en las condiciones en las que tú dejaste a mi hermano y a su novia ese mismo día.

¿Alguna vez imaginaste que al faltar a la ley para ahorrarte unos kilómetros y llegar antes, tendría consecuencias fatales?

Seguramente no, muchos de nosotros no lo hacemos y vivimos pensando que “las reglas son para romperse”, que si nadie te ve, puedes pasarte ese alto, que es mucho más fácil ir “un tramito” en sentido contrario, o simplemente que “eso no me va a pasar a mi”, todo por ahorrarnos tiempo.

 

Esos minutos en los que puedes evitar un accidente; ahora pienso… “Si tan sólo mi hermano hubiera salido unos minutos tarde, no se hubiera encontrado con tu irresponsabilidad”.  Todo el tiempo creo escenarios imaginarios en mi cabeza en donde existe la posibilidad de regresar el tiempo y advertirle, o simplemente cambiar mi lugar con él; daría lo que fuera porque ese momento jamás hubiese existido. Pero el “hubiera” no existe, pasó y él ahora está aquí, frente a mis ojos, luchando por su vida.

 

Tú afrontaste las consecuencias de tu acto, te quedaste en la escena, y por ésta razón, no estás en la cárcel… quiero preguntarte… ¿Qué pasó por tu mente al ver a dos personas gravemente heridas por tu culpa? ¿Qué sentiste? Espero, de corazón, que te hayan importado.

Es increíble la impotencia que nos da a mi familia y a mi el saber que sólamente en caso de que mi hermano fallezca, serías detenido, pero si él vive -y evidentemente es lo que anhelamos con todas nuestras fuerzas- quede como quede: con retraso mental, inválido, o conectado como vegetal, tú te llevarás una simple e insignificante multa de tránsito.

¿Qué injusto, verdad?

No te conozco, pero conozco a la perfección a mi hermano y quiero contarte de él, de la vida que haz cambiado:

  1. Tiene un nombre, se llama Gerardo, y como tú, tiene una familia que lo ama: una madre, un padre y una hermana; abuelos, tíos, primos y grandes amigos. De hecho, soy su hermana melliza, por lo que está de más contarte la gran conexión que él y yo siempre hemos tenido.

 

2. Gerardo es mexicano, tiene tu edad, es un joven de 27 años que empieza a forjar su vida como adulto.

3. Estudió música , Ingeniería en Audio y Producción, y es muy talentoso.

View this post on Instagram

Un placer trabajar con este talentazo @mosejario

A post shared by Gerard Bdz (@gerryard) on

 

4. A pesar de no tener los recursos necesarios para empezar una cómoda vida en otro país, decidió arriesgarse, tomar las riendas de su vida y buscó su sueño en Estados Unidos, en donde concluyó con éxito su maestría.

 

5. Hizo muchos amigos, tiene novia, les es sencillo darse a querer, tiene un gran corazón. Sirve a su iglesia y además, acaba de empezar a trabajar en una pequeña escuela de música para enseñar a los más pequeños. Así de grande es su pasión.

 

Ahora, no sabemos si vivirá, y si lo hace, no sabemos qué daños habrás provocado en su cerebro. Si volverá a enseñar, si volverá a hablar, si volverá a caminar o si volverá a tocar.

Lleva 5 semanas en Terapia Intensiva… ¿Sabías?… Tuvo su abdomen abierto por 3 semanas para ayudar a frenar las hemorragias internas, tubos que drenaron la presión en su cerebro. En total, lleva 11 cirugías, todas y cada una de ellas, de gravedad. Ha estado a punto de morir 3 veces desde que está aquí, incluso, cuando llegó debieron reanimarlo… ¿Sabías?… Tiene un dolor y sufrimiento insoportable, le han tenido que dar medicamento más fuerte que la morfina y no, no le ayuda, se retuerce de dolor. Debieron reconstruirle su cara debido a las múltiples fracturas que recibió por el impacto, columna fracturada, hombro… y más.

Sin embargo, quiero decirte que es un guerrero, un luchador y es muy fuerte. No se rinde, y cada uno de los terribles obstáculos que se han presentado en su crítica situación, los ha vencido.

“Dios sólo da los retos más difíciles a sus guerreros más fuertes”.

 

A pesar de llevarte una simple multa de tránsito quiero que estés consciente del gran daño que nos has causado.  Esta, esta es tu responsabilidad y deberás aceptarla.

No te odio, es algo que a Ger no le gustaría, y odiarte, me haría más daño a mí que a ti. Muchas personas me dicen que Ger sanará y dará su testimonio de vida, y de corazón suplico que así sea. Y quiero decirte que tú también puedes serlo, espero que Dios haya movido en ti una chispa de consciencia, y que prediques la responsabilidad, la carga que trae sobre la espalda el causar un terrible escenario, y que unos pequeños minutos pueden cambiar muchas vidas. Y también, espero que tengas la madurez, respeto y consciencia necesaria para hacerte cargo de lo que te corresponde.

Oro por ti.

Información acerca del estado de Ger en el Grupo de Facebook  #PrayForGerry

 

Por Ana Pau Bermúdez