Hasta luego “perritu”

He estado mirando esta entrada en blanco por mucho tiempo, sin saber cómo empezar a escribir y explicar lo que siento.

Mi perrita tendrá que ser “dormida” en poco tiempo y es una sensación espantosa. Es de raza French poodle, tiene 19 años y lleva 3 con un tumor inoperable en el torso que le ha crecido hasta llegar al suelo, y aún así corre, hace fiestas y juega conmigo.

La conocí cuando acababa de cumplir 10 años, recuerdo perfecto la llamada previa  a la pregunta de mi mamá: “¿Te gustaría adoptar a una perrita?”... no podía con la emoción, corrí al auto y nos encaminamos a casa de mis abuelos (en donde estaba Brownie con Baccio -perritos-) esperándome. Sus antiguos humanos habían decidido deshacerse de ellos tras la espera de su primer bebé humano… ¿por? ¿quiénes somos nosotros para abandonar a un ser vivo cuando “nos estorba”, cuando creemos que ya no viene al caso con nuestro plan de vida? Pero bueno, como haya sido, nosotros estábamos listos para adoptarla y hacerla parte de nuestra familia.

Pasada una semana nos dimos cuenta de que ambos perritos eran inseparables y les costaba vivir lejos uno del otro, por lo que adoptamos a Baccio también, un verdadero desmomi… A diferencia de Brownie, Baccio, al ser macho, necesitaba marcar territorio en cada esquina de la casa, debíamos estar al pendiente y reeducarlos. Sí, con atención y amor. Al final, fue un perro cariñoso, gracioso y educado (a veces se nos ponía rebelde y hacía pis dentro de casa, con él sí o sí debíamos estar al pendiente, nunca pudo quedarse solo (afortunadamente contamos con patios/jardín para cuando no estábamos en casa). Baccio se fue al cielo en 2016 (besos allá arriba perritu).

Para mi familia fueron fieles compañeros, cómplices que nos festejaban cada que llegábamos a casa esperando a que los sacáramos a pasear. En especial para mi hermano y para mí hasta que él salió de casa y fue a vivir a otro país, en ese momento me convertí en la mamá oficial de Baccio y Brownie (una Khaleesi madre de los dragones pero de mis perritus).

Uyyyy que si éramos cercanos… MAIGAAAÁ

Solo quienes tienen mascota pueden saber lo que es hacer parte de tu familia a un animal, que se convierta en un miembro más, parte del clan y que su partida es igual a la muerte de un ser querido.

Sin embargo, por más doloroso que esto puede ser, es la manera más compasiva de aliviar el dolor de la mascota, quien morirá en paz, sin sentir dolor ni miedo.

Qué maravilla que en ellos pueda existir esta clase de decisión sin prejuicios en donde si los doctores (veterinarios) han hecho todo lo posible y jamás habrá mejora, puedas partir sin dolor y deterioro, en paz.

Me duele muchísimo decirlo, pero hoy te dejo ir mi Braulia (Brownie), un alma tan hermosa me acompañó casi toda mi vida y estoy agradecida por ello, por las carcajadas que me diste con ocurrencias de perritu como hacer estiramientos de espalda conmigo (¡sí, de yoga!) o entrarle al Manequin Challenge (les comparto la joya de video), despertarme emocionada todas las mañanas y casi matarme brincando y corriendo entre mis piernas cuando llego a casa. Por acompañarme en silencio, por estar conmigo en momentos tristes también, gracias por tu amor incondicional y hacerme feliz (literal esa es tu misión, ser feliz todo el tiempo). Y pues ya… escribo y lloro.

Estaremos bien, te extrañaremos y nos quedaremos con los momentos hermosos que nos regalaste.

¡Eres top!

Aquí el video:

Ana Pau Bermúdez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .