Beneficios del Té Verde Matcha

El té verde ha revolucionado la salud en el ser humano. Ha formado parte de las culturas asiáticas desde hace algunos siglos. Se trata de una bebida rica en antioxidantes y nutrientes que benefician de múltiples formas al organismo, siendo un gran apoyo para fortalecer las defensas y prevenir enfermedades.

Aunque no todas sus propiedades están verificadas científicamente,  se sabe que muchas de ellas son reales, por ejemplo, Chi Pui Pang, de la Universidad de Hong Kong, demostró que los antioxidantes que contiene (vitamina C, vitamina E, luteína y zeaxantina) pueden ser absorbidos por diferentes tejidos del ojo, incluida la retina, lo que previene el glaucoma y otras enfermedades oculares.

También se ha comprobado científicamente que reduce las enfermedades de los dientes y las encías. Consumido con moderación (de 3 a 6 tazas al día) disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, según un estudio publicado en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology: Journal of the American Heart Association. Y experimentos en ratones han revelado que ayuda a combatir la obesidad. (vía Muy Interesante).

Hoy hablaremos del Té Verde Marcha, el té verde en polvo de origen japonés que potencializa el contenido proteico que contiene cerca de 70 veces más de antioxidantes que el zumo de naranja y 9 veces más betacaroteno que la espinaca.

Este té es uno de los tés utilizados tradicionalmente en la Ceremonia Japonesa del Té, y por su presentación como té molido es muy común su uso no solo para la elaboración de la propia bebida de té en sí misma, sino que destaca su utilización en la cocina.

¿Cómo nace el Matcha?

La preparación de matcha consiste en cubrir las plantas de té verde con sombra de malla antes de que sean cosechadas, lo que ocasiona que las hojas crezcan con un mejor sabor y textura.

Posteriormente, las hojas son cosechadas manualmente, vaporizadas para detener la fermentación, secadas y luego maduradas al almacenarlas en frío, para acentuar el sabor. Luego, estas hojas deshidratas son molidas en piedra hasta convertirlas en un polvo fino.

Sus beneficios:

  • Aumenta el metabolismo y quema calorías por lo que ayuda a adelgazar
  • Reduce el azúcar en la sangre
  • Rico en antioxidantes
  • Desintoxica el organismo de manera natural y muy efectiva
  • Alto contenido de taninos
  • Es un perfecto relajante, calmando ansiedad y bajando los niveles de estrés
  • Aporta vitalidad
  • Proporciona vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio
  • Es ideal para combatir virus y bacterias que el cuerpo pueda adquirir
  • Reduce activamente el colesterol y el azúcar en la sangre
  • No eleva los niveles de insulina, siendo genial para personas que sufren de azúcar alto (diabetes) o hipoglicemia
  • Fomenta dientes y encías sanas

El té marcha en polvo tiene todos los beneficios del té verde de manera mucho más intensa, en un producto delicioso, saludable y 100% natural. Al consumir té matcha logras asimilar mucho mejor todas las propiedades del té verde convencional, porque se está consumiendo la hoja entera del té y no sólo una infusión.

¿Cómo prepararla?

  • 2 cucharadas de té verde Matcha
  • 1 taza de agua caliente

¡Listo!

 

Cuentan por ahí: Sirenas Mexicanas 2 – La Sirena de Tamiahua

VERACRUZ

La ninfa huasteca

Ésta es la historia de la famosa ninfa huasteca, una joven llamada Irene, quien vivía con su madre en un pueblo huasteco llamado Rancho Nuevo, en el municipio de Tamiahua en el estado de Veracruz.

Irene era una joven hermosa de tez morena, ojos aceitunados y larga cabellera azabache. Su familia era devota de la fe católica que seguían al pie de la letra.

Un Jueves Santo –que era uno de los días de vigilia-, entre 1900 -1920,  Irene había ido por leña a Paso de Piedras. Regresó a casa y le dijo a su madre que se sentía muy sucia y quería darse un baño, su madre le contestó que debido a la tradición de Semana Santa, no era propio bañarse o se condenaría, ya que en esos días no debían agarrar agua. Pero Irene sintiéndose incómoda, decidió pasar por alto la tradición y lavó su cara, tomó un guacal con dos hojas de jaboncillo y se fue rumbo al pozo.

De pronto, su madre escuchó gritos. Era Irene quien pedía ayuda con gritos que se convirtieron en un triste cántico de lamento.

De pronto, junto al pozo se levantó una ola gigante convirtiendo a Irene en una criatura extraña, su cabellera y piel se tiñeron de rojo, sus piernas desaparecieron y en su lugar, de la cintura para abajo, se formó una cola de pez, babosa y con escamas. La ola arrastró su cuerpo por el río rumbo al mar.

Los lugareños trataron desesperadamente de salvarla,  algunos la siguieron con sus lanchas hasta el mar. Cuando estaban a punto de alcanzarla, observaron a lo lejos un extraño barco viejo que no reconocieron, destrozado y feo. De pronto, Irene saltó hacia él, mientras esbozaba una sonrisa burlona y cantaba de forma macabraPeten ak, peten ak” (“giren o circulen” en huasteco; hoy en día se dice “petenera”) para después desaparecer.

Desde aquel entonces, su madre cada Jueves Santo iba hasta la playa con la ilusión de volver a ver a su hija. Los pescadores cuentan que a veces escuchan fúnebres cantos, por lo que se alejan del lugar pues cuentan por ahí que aquél que vea a Irene, sufre desgracias. La sirena se convierte en una rubia y hermosa mujer de dulce voz que atrapa a quien la mira para llevarlos con ella a lo más profundo del agua.