Amor en tiempo de tragedia

¡Qué tema tan difícil!...

De verdad, al escribir esta entrada me doy cuenta de que nunca me había puesto a pensar a profundidad ¿Qué pasaría si la persona con la que estoy tiene un accidente?.

¿Lo/a apoyaría? ¿Me quedaría a su lado? 

Cuando comenzamos una relación en pareja, -quiero pensar que- generalmente no es porque estemos buscando algo “pasajero”, estamos buscando un compañero/a con quien podamos compartir parte de nuestra vida, y si las cosas salen bien, el resto de ella. Es por esto que un “noviazgo” es conocido comúnmente como una “preparación” para saber si esa persona puede ser tu compañero/a de vida (con o sin matrimonio).

engagement-1718244_1920

Cuando te casas, haces una promesa: “Yo, “Fulanito de Tal”, te recibo a ti, “Merenganita”, como esposo, me entrego a ti y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida.” Ahí está, en la SALUD y en la ENFERMEDAD; ¿No debería ser esta una promesa para cumplir desde que decidimos iniciar una relación? ¿La fidelidad y el amor a pesar de todo por el tiempo que duremos?, vaya, si es que hemos empezado la historia sin pensar en un tiempo de caducidad, claro está.

heartbreak-1209211_1920

No estoy casada y me pongo a pensar que nunca había empezado un noviazgo con este tipo de promesas en mi cabeza, siempre pensando en el amor, pero … ¿Con qué límites?, ¿Qué pasaría si el día de mañana sufro o sufre un accidente? ¿El amor caduca o… aplica en la salud y en la enfermedad? ¿Debo estar estar casado/a para comprometerme al 100% en mi relación?

Caso: Hay unos jóvenes enamorados, tienen planes en pareja y profesionales a futuro, se llevan increíble, se aman. Tienen un accidente y uno de ellos queda en estado de gravedad y luego con una discapacidad. La otra persona ha salido con bien, pero al ver su futuro frustrado, sus planes cambian, no sabe manejar la situación y se va.

¿Se vale?

En la vida, no hay sólo blancos y negros, hay matices en grises; esto es, cada situación es distinta, a veces hay promesas que no se pueden cumplir porque van más allá de nuestras capacidades; otras veces, nos damos cuenta de que podemos librar mucho más batallas de las que esperábamos.

Al momento de decidir estar con alguien, empieza ese compromiso de amor, y no por caer en clichés o romanticismo, pero el estar con alguien de forma seria, implica un compromiso, no un juego, por lo que el futuro -incierto- de si será la persona con quien puedes compartir tu vida puede quedar en segundo plano para primero poner estas promesas que no deberían ser sólo al momento de dar un “Sí”.

DECIDIR EL DÍA DE HOY DAR EL 100% DE FIDELIDAD Y AMOR SIN IMPORTAR LA CIRCUNSTANCIAS POR EL TIEMPO QUE DURE NUESTRA RELACIÓN.

Podemos hacernos la pregunta: ¿Qué pasaría si mi pareja sufre un accidente, lo apoyaría, me quedaría a su lado, podría?, sin embargo, creo que la mejor forma de responder es con otra pregunta: ¿Qué pasaría si yo tengo un accidente, me gustaría que me apoyara, lo querría conmigo… cómo me gustaría que actuara?

¿Y tú, qué piensas?

Por Ana Pau Bermúdez

 

Hoy, hace 6 meses, volví a nacer

Hoy se cumplen exactamente 6 meses del accidente que me revivió. Así es, un evento que me ayudó a nacer de nuevo, a ser mejor.

Como muchos en este grupo sabrán, el 17 de abril de este año tuve un fuerte accidente en moto que –no es cliché- pero me quitó la vida. Todo por la imprudencia de una persona que no supo estar al volante. Amigos, familia, conocidos y gente a la que pueda llegarle este mensaje: El “Maneja con precaución” no es una frase hecha sólo para molestar o irritar a un conductor, es verdad que en esta época muchos de nosotros vivimos a la carrera tratando de hacer el menor tiempo posible para llegar a nuestros respectivos compromisos, pero debemos tener una fuerte educación vial que HAGA CONSCIENCIA y nos ayude a salvar vidas. Por ahorrarnos unos segundos, podemos cambiar la vida de alguien para siempre. Seamos cuidadosos, seamos prudentes, seamos conscientes.

 dsc_0085

Yo sigo aquí. Primero que todo, gracias a Él, gracias a Dios porque contra todo pronóstico él pudo regresarme a la vida, porque Él lo puede todo y sólo Él tiene la capacidad de cambiar el rumbo que cualquier Ciencia pueda dictar. En segundo lugar, gracias al excepcional trabajo de grandes Doctores del hospital UC Irvine Medical Center y al cuidado de amorosos y excelentes enfermeros y terapeutas; hoy estoy aquí… más vivo que nunca.

mama-ger-sandy

Y, aunque haya perdido mi vista “física”, puedo ver mejor que antes, veo más colores en la vida y en las personas, veo más luz.

No puedo negar que ha sido un proceso bastante difícil desde el momento en que desperté a mi nueva vida; primero tuve una psicosis que afortunadamente no recuerdo, dolores agonizantes y varios meses de una terapia que me ha llevado al como estoy el día de hoy.

Hace 6 meses estuve en la lista de morgue por dos semanas, en coma 22 días y sin probabilidad de tener una vida digna. Hoy puedo pensar y me atrevo a decir que mucho más claro que antes, tal vez no pueda ver una cara, o un paisaje con mis ojos… pero puedo ver el alma… “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos” – El Principito.

dsc_0017

Mis heridas físicas van sanando cada día más, ya no tengo fracturas, ya no necesitan operarme nuevamente y en mis citas médicas se confirma que mi estado de salud mejora día con día.

El accidente puede que tenga un “por qué” eso no lo sé, pero me gusta pensar en un “para qué”, a raíz de esta situación, mi familia y yo conocimos un lado de la gente que no sabíamos que existía, la compasión.

El amor tan grande de desconocidos que se unieron en rezos y oraciones en diferentes credos aclamando al mismo Dios. ¿Para qué? Esa es una de mis respuestas… independientemente de los matices de cada religión, el amor por Él es el mismo.

gerryseyes

Quiero hacer un agradecimiento especial a mis tíos Jesse y Elena, quienes en el momento del accidente no eran tan cercanos con mi familia y conmigo, sin embargo, no dudaron en abrirnos las puertas de su casa, y sobretodo… nos abrieron las puertas de su corazón, me trataron como a un hijo. Tíos, ustedes son uno de los regalos que Dios me envió a raíz del accidente, estoy agradecido y los amo.

No tengo palabras suficientes para agradecer a mis papás y a mi hermana gemela, quiénes dejaron toda su vida en México para viajar a otro país y estar a mi lado, independientemente de cual fuera la elección de Dios. Ellos me dieron una gran lección de vida y estuvieron conmigo en los momentos en que más los necesité; yo sé que la familia no se escoge, pero si pudiera hacerlo, los escogería a ustedes. Su corazón, su entrega, su paciencia y su amor.

En el hospital varios enfermeros y doctores me dijeron que ese amor no se ve mucho en pacientes terminales, y que consideran que es un gran factor de mi recuperación, esa energía tan bella que me transmitieron día y noche, esa paz… Gracias por estar a mi lado y renacer conmigo.

mama-papa-hermana

Finalmente y no menos importante, quiero dar las gracias a todas y cada una de las personas que me apoyaron desde el día uno con sus oraciones. Dios los colme de bendiciones.

CONSEJO: La vida, amigos míos, se va en un abrir y cerrar de ojos, no hay más verdad que esa. Por eso, aférrate a las cosas, personas y situaciones que te hagan feliz, busca hacer cosas nuevas, salte de la rutina, aprende a vivir. La vida es un regalo más valioso que todo el oro del mundo, cuídala y aprovéchala.

“No creo en Él porque lo veo, lo veo porque creo en Él.”

Los quiere, Gerry.

img_0344

Por Gerardo Bermúdez

Sí, arriésgate. Esa es siempre la respuesta

Mucha gente le tiene miedo a enamorarse, aunque en el fondo es lo que más quisiera. Todos alguna vez hemos sentido el corazón alborotado y mariposas en el estómago por alguien y también hemos padecido de corazón apachurrado y una patada en el estómago de parte de alguien.  Sin embargo, cuando estamos enamorados nos sentimos más vivos que nunca, motivados, ilusionados, entusiasmados y por lo mismo, poderosos.

Cada experiencia que tenemos en la vida nos va marcando de alguna forma, pero la manera en que nos reponemos a las cosas difíciles es la que nos sigue abriendo nuevos caminos, porque mucho o poco tiempo, las cosas siempre terminan en el momento exacto. Y es justo así como otras inician.

Quien se queda con miedos y resentimientos solo puede seguir abriendo cierres de pantalón. Pero quien se queda con su propio enamoramiento y se da cuenta de cuánto crece al sentir amor, siempre logra abrir más corazones y quedarse para siempre en ellos.

rope-1469244_1920

Hay personas que cuando empiezan una relación van, como se dice coloquialmente, “midiéndole el agua a los camotes” disque para no salir lastimadas, ese es y ha sido mi caso… realmente soy muy cuidadoso y escéptico ante el amor. Y ahora creo que eso es absurdo, porque si apareció la persona que te enciende y alborota por dentro y por fuera, no lanzarte con todo es el mayor desperdicio en la vida.

Primero porque aunque alguien ajeno a ti te provoque o despierte amor, quien lo siente, disfruta y se transforma con él es uno mismo. Entonces, siempre vale la pena enamorarse. Además, por más entusiasmado que llegue a estar uno por la otra persona, si sientes que te están poniendo a prueba, por lo menos yo abandono la competencia. No me gusta que me traten como “ratita de laboratorio”.

Todos pasamos buenos y malos momentos en el amor, los que se consideran intensos, apasionados, cachondos y enamoradizos, siempre son más susceptibles a salir lastimados, sin embargo, siempre son personas más felices que los que “creemos” vivir controlando nuestras emociones y sentimientos.

heart-762564_1920

Uno se debe entregar por completo porque la otra persona se lo merece, porque por parte de ambos cuesta superar nuestros miedos, recuerdos, traumas e inseguridades del pasado ¿y qué necesitamos para hacernos más fácil el proceso? un corazón, una emoción, unos brazos y un cuerpo dispuestos a protegernos, a hacernos sentir un calor y un olor nuevo que milagrosamente se vuelva el remedio que nos haga olvidar para volver a creer. Cuando solo una de las partes se entrega, la otra no olvida sus miedos. Cuando los dos se avientan con todo, la vida toma sentido por sí misma. Esa energía, esa ilusión en dos miradas, esos cuerpos desenfrenados y esa pasión latente hace temblar nuestro mundo y le inyecta alegría a la vida de otros al toparnos cruzando la calle con una sonrisa de oreja a oreja y un semblante descarado de amor y confianza.

bugs

Creo que en el lograr soltar el pasado y abrazar el presente radica “la magia de coincidir”, de coincidir con el alma y el corazón de otra persona.

Cuando la otra persona no se entrega por completo, no logra borrarnos tantas historias dolorosas que, sin darnos cuenta, se han quedado en nosotros.


Uno puede entusiasmarse por alguien sin lograr entregarse. Es muy fácil tener sexo con alguien cuando sabes que lo único que van a involucrar es lo que traes del ombligo para abajo. Pero cuando sientes química y atracción por otra persona, quizás todo funcione menos lo que tienes del ombligo ´pa abajo. ¿No les ha pasado?

A mi sí.  Sentir algo muy fuerte por la otra persona y desesperarte porque lo único que se te para cuando te vas a la cama es el corazón… #noesdedios. Entonces empieza un “mal viaje personal” de pánico y el darle vueltas y vueltas a eso en la cabeza, nos hace que todo vaya empeorando. Si eso te ha llegado a suceder o si justo en este momento andas con estas historias, como amigo te puedo decir una cosa: no te preocupes. Si no se te alborotan al mismo tiempo el corazón y lo que traes debajo del pantalón, entonces esa no es la persona indicada como pareja para ti. Pero si te llega a suceder y la otra persona te llena de ternura, de besos, te abraza y te dice: “no importa, ya iremos descubriendo juntos cómo relajarnos y hacernos funcionar perfecto”, seguramente su mirada transparente será la que te haga sentir el orgasmo más grande de tu vida. Y ese orgasmo llegará tan dentro de ti que logrará borrar los miedos que ni siquiera recordabas.

Así que a entregarnos con todo y a ir desencantando “sapos asustados” para convertirlos en los príncipes o princesas que tanto estamos buscando.

Y así como me balconeo de lo pinche, también les presumo que hoy he vuelto a sentir, después de casi 7 años de ausencia, ese sentimiento de sí querer estar con alguien, ese sentimiento de que sí merezco algo sincero, y ese sentimiento de que puede ser que la vida acompañada de alguien sea mucho mejor. Y no me mal interpreten, sigo soltero…pero ahora con la visión de que este grinch del amor ( o sea yo) está dispuesto a arriesgarse cuando llegue la persona que realmente vaga la pena. ¡Cómo te puede cambiar la perspectiva de algo en escasas semanas ¿no? Porque cambiar de opinión es uno de los pocos lujos que pienso seguir dándome toda la vida.

love

Nos leemos en no se cuántos momentos de romance..

¡Qué rica manera de medir el tiempo y la vida!

Por Carlos Montiel