¿En donde nace la costumbre de poner Árbol de Navidad?

¡Amamos la Navidad!

Una de las características que más representa la época navideña es el brillante, colorido, vivo e iluminado árbol de Navidad. Algunas familias tienen la costumbre de reunirse y realizar una pequeña convivencia mientras colocan el árbol entre todos, se bebe ponche -bueno, así es en mi casa y es delicioso-, se ponente villancicos y finalmente se coloca la estrella o ángel que va en el pico del pino.

christmas-830460_1920

¿Pero saben en dónde nace ésta costumbre?

Hay versiones variadas e inciertas sobre el nacimiento de ésta tradición, sin embrago, una que muy sonada y repetida en muchas de las historias, es que tiene un origen en Europa central, en donde se empleaban árboles para representar Dioses; por ejemplo, coincidiendo con la fecha de la Navidad cristiana, celebraban el nacimiento de Frey, dios nórdico del Sol y la fertilidad, adornando un árbol llamado Yggdrasil -Árbol del Universo-, del cual se creía que en su copa se hallaba el cielo y en las raíces profundas se encontraba el infierno.

yggdrasil

Ahora vamos a la parte religiosa:

Ya bien sabemos que hubo una colonización cristiana en prácticamente todo el mundo, así como a nosotros nos quitaron a Quetzalcoatl, a los nórdicos les tocó con sus deidades, entre ellos el más importante: Odín, guardián del árbol del Universo -el Zeus para los griegos-, y fue precisamente un obispo llamado San Bonifacio, evangelizador de Alemania, que entre los años 680 y 754, decidió acabar con el Yggdrasil cortándolo con un hacha y en su lugar plantó un pino que según representaba el amor de Dios familiarizado con la costumbre popular de meter en las casas una planta de perenne en invierno.

christmas-trees-1042542_1920

Con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo. Se cree que el primer árbol de Navidad, tal y como lo conocemos en la actualidad, apareció en Alemania en 1605.

christmas-1044474_1280

“En invierno, el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere es, por tanto, que la vida es ‘siempre verde’ si se hace don, no tanto de cosas materiales, sino de sí mismo: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca” – Juan Pablo II, Audiencia, 19 de diciembre de 2004.

Ver también Significado de los Adornos del arbolito navideño

Por Ana Pau Bermúdez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.