Enmoladas Mexicanas

¿Qué necitamos?
  • 16 tortillas
  • 2 pechugas de pollo sin piel ni hueso
  • 1 cebolla
  • ½ kg. de mole poblano (o mole negro oaxaqueño)
  • 2 cucharadas de ajonjolí
  • 1 limón
  • 1 lechuga orejona desinfectada
  • 150 gr. de queso añejo desmoronado (puedes también usar queso fresco)
  • 1 manojo de rabanos
  • Sal
 enmoladas
¿Cómo se hace?
  1. Cuece las pechugas de pollo con cebolla y sal. Cuando estén cocidas, deja que entibien un poco y desmenúzalas finamente.
  2. En un sartén sin aceite, tuesta el ajonjolí. Con mucho cuidado, ya que tienden a saltar cuando están muy calientes y puedes quemarte. Retira del fuego y reserva.
  3. Calienta el mole poblano y si notas que está muy espeso (o compraste pasta de mole) agrega un poco del caldo de pollo (el que resulto de hervir las pechugas). Debe quedar de consistencia espesa.
  4. Fríe ligeramente las tortillas en una sartén con aceite caliente, luego escúrrelas, báñalas en el mole y rellénalas con el pollo deshebrado. Una vez rellenas, enróllalas.
  5. En el plato en el que servirás las enmoladas, coloca una cama de hojas de lechuga, encima de ella coloca las enmoladas y espolvoréales el ajonjolí, el queso y ponle unas rodajas de cebolla y unas más de rábano.

No sabemos el origen exacto de este platillo, nos parece que surge a través del mestisaje y hoy en día es un gran platillo típico de México. ¡Esperamos lo disfruten!